Escrito por admin el 28 de Marzo, 2014

Esta es la historia de un perro que fue golpeado por un automóvil y echado a un lado de la carretera. Un médico, que justo estaba conduciendo por allí, notó que el perro aún vivía, así que detuvo su automóvil, recogió al perro y lo llevó a casa con él.

Descubrió que el perro había sufrido unas cortaduras y golpes de menor importancia. Reviviendo al perro, el médico limpió sus heridas, luego lo cargó hasta el garaje, donde tenía la intención de proveerle albergue temporal.

Sin embargo, el perro se soltó de sus brazos, brincó al suelo y salió corriendo. ¡Que perro más ingrato! -dijo el doctor para sí.

Le causaba alegría que el perro se recuperara tan rápido, pero estaba un poco molesto de que el animal mostrara tan poco aprecio por su suave y experto cuidado.

No pensó más sobre el incidente hasta la noche siguiente, cuando escuchó unos arañazos en su puerta delantera. Al abrir la puerta, encontró al perro que había cuidado. ¡A su lado había otro perro herido!

Escrito por admin el 17 de Marzo, 2014

Érase una humilde aldea donde vivía gente pobre, o bien dicho, poco adinerada, pues el concepto inicial ponía en duda a qué se refería el ser poco agraciado, si a no tener bienes materiales o a la riqueza interior, de la que todos podían agradecer allí.

Sucede que llegaron dos caballeros de la Corte para anunciar que sólo quince de los ciudadanos podrían tener la fortuna de poder vivir como los reyes, en su seno, a lo cual debían quedar de acuerdo entre ellos para otorgar dicho merecimiento a quien se presumía debía ser el elegido. Se congregaron en la Pradera, todos con su repertorio para exponer su candidatura. A pesar de que no era propio de su naturaleza competir con el prójimo, la posibilidad de vivir con una relativa dignidad, que fue siempre el mayor de los deseos que todos desde jóvenes llegaron a tener y ambicionar, les hizo caer en un discutido debate entre ellos que empezó a enardecer la armonía que siempre hubo entre sus vecinos. Leer el resto de esta entrada »

Seguro y cercano, claro y sensato, el doctor y conferenciante Mario Alonso Puig habla con la confianza de quién sabe que todo aquello que dice tiene sentido, y con la única aspiración de hacer del mundo que le rodea algo mejor. Puede parecer fácil, pero en este mundo tan asfixiante e intenso en que vivimos, Mario tiene un aura de serenidad más propia de las grandes figuras de otros tiempos, que de los ídolos de esta generación.

En primer lugar, una persona que primero estudia medicina, ¿cómo acaba dedicándose al tema de las conferencias? Leer el resto de esta entrada »

Escrito por admin el 4 de Marzo, 2014

No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego constante.

También es obvio que quien cultiva la tierra no se para impaciente frente a la semilla sembrada y grita con todas sus fuerzas: “¡Crece, maldita seas!”…

Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés y que lo trasforma en no apto para impacientes: Siembras la semilla, la abonas, y te ocupas de regarla constantemente.

Durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto, que un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles.

Sin embargo, durante el séptimo año, en un período de solo seis semanas la planta de bambú crece ¡más de 30 metros!

¿Tardó solo seis semanas crecer?.

No. La verdad es que se tomó siete años y seis semanas en desarrollarse.

Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le permitirían sostener el crecimiento que iba a tener después de siete años.

Sin embargo, en la vida cotidiana, muchas personas tratan de encontrar soluciones rápidas, triunfos apresurados sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno y que éste requiere tiempo. Quizás por la misma impaciencia, muchos de aquellos que aspiran a resultados en corto plazo, abandonan súbitamente justo cuando ya estaban a punto de conquistar la meta.

Cuento Zen.

Escrito por admin el 23 de Febrero, 2014

Hacemos una vasija de un pedazo de arcilla 
y, es el espacio vacío en el interior de la vasija lo que la hace útil. 
Hacemos puertas y ventanas para una estancia
 y, son esos espacios vacíos los que hacen la estancia habitable. 
Así, mientras que lo tangible posee cualidades
, es lo intangible lo que lo hace útil. Lao-Tsé.

Escrito por admin el 20 de Febrero, 2014

Había una vez dos niños que patinaban sobre una laguna helada. Era una tarde nublada y fría, pero los niños jugaban sin preocupación. De pronto, el hielo se reventó y uno de los niños cayó al agua, quedando atrapado. El otro niño, viendo que su amigo se ahogaba bajo el hielo, tomó una piedra y empezó a golpear con todas sus fuerzas hasta que logró romper la helada capa, agarró a su amigo y lo salvó.

Cuando llegaron los bomberos y vieron lo que había sucedido, se preguntaban cómo lo hizo, pues el hielo era muy grueso.

- “Es imposible que lo haya podido romper con esa piedra y sus manos tan pequeñas”, afirmaban.

En ese instante apareció un anciano y dijo:

- “Yo sé cómo lo hizo”.

- “¿Cómo?”

- Tenía que sacar a su amigo como fuera y, “no había nadie a su alrededor para decirle que no podía hacerlo”.

Escrito por admin el 15 de Febrero, 2014

“Nuestros jóvenes de ahora aman el lujo, tienen pésimos modales y desdeñan la autoridad, muestran poco respeto por sus superiores, pierden el tiempo yendo de un lado para otro, y están siempre dispuestos a contradecir a sus padres y tiranizar a sus maestros…”. Sócrates, siglo V a de JC.

Escrito por admin el 2 de Febrero, 2014

1. Escucha la sabiduría de tu cuerpo, que se expresa por señales de comodidad e incomodidad. Cuando elijas cierta conducta, pregunta a tu cuerpo que siente al respecto. Si tu cuerpo envía una señal de inquietud física o emocional, ten cuidado. Si tu cuerpo envía una señal de comodidad y anhelo, procede.

2. Vive en el presente, que es el único momento que tienes. Mantén tu atención en lo que existe aquí y ahora; busca la plenitud en todo momento. Acepta lo que viene a ti total y completamente para que puedas apreciarlo y aprender de ello; luego déjalo pasar. El presente es como debe ser. Refleja infinitas leyes de la Naturaleza que te han traído hasta este pensamiento exacto, esta reacción física precisa. Este momento es como es porque el Universo es como es. No luches contra el infinito esquema de las cosas; por el contrario, sé uno con él.

3. Dedica tiempo al silencio, a meditar, a acallar el diálogo interior. En momentos de silencio, cobra conciencia de que estás recontactándote con tu fuente de conciencia pura. Presta atención a tu vida interior para que puedas guiarte por tu intuición, antes que por interpretaciones impuestas desde fuera sobre lo que conviene o no te conviene.

4. Renuncia a tu necesidad de aprobación externa. Sólo tú eres el juez de tu valer; tu meta es descubrir el infinito valor de ti mismo, sin dar importancia a lo que piensen los demás. Al comprender esto se logra una gran libertad.

5. Cuando te descubras reaccionando con enojo u oposición ante cualquier persona o circunstancia, recuerda que sólo estás luchando contigo mismo. Presentar resistencia es la reacción de las defensas creadas por viejos sufrimientos. Cuando renuncies a ese enojo te curarás y cooperarás con el flujo del universo.

6. Recuerda que el mundo de allí fuera refleja tu realidad de aquí dentro. Las personas ante las cuales tu reacción es más fuerte, sea de amor u odio, son proyecciones de tu mundo interior . Lo que más odias es lo que más niegas en ti mismo. Lo que más amas es lo que más deseas dentro de ti. Usa el espejo de las relaciones para guiar tu evolución. El objetivo es un total conocimiento de uno mismo. Cuando lo consigas, lo que más desees estará automáticamente allí; lo que más te disgusta desaparecerá.

7. Libérate de la carga de los juicios. Al juzgar impones el bien y el mal a situaciones que simplemente son. Todo se puede entender y perdonar, pero cuando juzgas te apartas de la comprensión y anulas el proceso de aprender a amar. Al juzgar a otros reflejas tu falta de autoaceptación. Recuerda que cada persona a la que perdones aumenta tu amor a ti mismo.

8. No contamines tu cuerpo con toxinas, ya sea por la comida, la bebida o por emociones tóxicas. Tu cuerpo no es sólo un sistema de mantenimiento de la vida. Es el vehículo que te llevará en el viaje de tu evolución. La salud de cada célula contribuye directamente a tu estado de bienestar, porque cada célula es un punto de conciencia dentro del campo de la conciencia que eres tú.

9. Reemplaza la conducta que motiva el miedo por la conducta que motiva el amor. El miedo es un producto de la memoria, que mora en el pasado. Al recordar lo que nos hizo sufrir antes, dedicamos nuestras energías a asegurarnos de que el antiguo sufrimiento no se repita. Pero tratar de imponer el pasado al presente jamás acabará con la amenaza del sufrimiento. Eso sólo ocurre cuando encuentras la seguridad de tu propio ser, que es amor. Motivado por la verdad interior, puedes enfrentarte a cualquier amenaza, porque tu fuerza interior es invulnerable al miedo.

10. Comprende que el mundo físico es sólo el espejo de una inteligencia más profunda. La inteligencia es la organizadora invisible de toda la materia y toda la energía; como una parte de esta inteligencia reside en ti, participas del poder organizador del cosmos. Como estás inseparablemente vinculado con el todo, no puedes permitirte el contaminar el aire y el agua del planeta. Pero en un plano más profundo, no puedes permitirte el vivir con una mente tóxica, porque cada pensamiento crea una impresión en el campo total de la inteligencia. Vivir en equilibrio y pureza es el más elevado bien para ti y para la Tierra .

Deepak Chopra, Cuerpos sin edad, mentes sin tiempo.

Escrito por admin el 28 de Enero, 2014

Se cuenta que un industrial del siglo XIX dijo un día al escritor Mark Twain:

- “Antes de morir, pienso hacer un peregrinaje a Tierra Santa. Escalaré hasta la cima del Monte Sinaí, y, desde allí, leeré los Diez Mandamientos en voz alta”

“¿Y por qué no se queda aquí y los cumple?”, fue la respuesta de Twain.

Hay un neologismo, que no está todavía aceptado por la RAE, pero que define perfectamente lo que esta historia nos cuenta: postureo. Hacer las cosas por las apariencias, de cara a la galería, no por verdadera motivación.

No necesitamos cobertura mediática para hacer el bien. Lo que se hace, o se da, sin esperar nada a cambio es un verdadero regalo.

¿Cuántas cosas hago sin esperar nada a cambio, solo por Amor?

Escrito por admin el 3 de Enero, 2014

Contaba el Maestro en cierta ocasión la historia de una antigua vasija de cerámica de valor inestimable por la que se había pagado una fortuna en una subasta pública. La vasija, por extrañas razones, había sido usada durante años por un mendigo que acabó sus días en la miseria, totalmente ignorante del valor de aquel objeto con el que había pedido limosna.

Cuando un discípulo preguntó al Maestro qué representaba aquella vasija, el Maestro le dijo: “A ti mismo”.

El discípulo le pidió que se explicara, y el Maestro prosiguió: “Tú centras toda tu atención en el insignificante conocimiento que adquieres de los libros y de los maestros. Sería mejor que le prestaras más atención a la vasija en la que lo guardas”.

Escrito por admin el 25 de Diciembre, 2013

La felicidad no se consigue con grandes sacrificios y fuerza de voluntad; ya está presente en la relajación abierta y en el soltar.

No te esfuerces, no hay nada que hacer o deshacer.

Todo lo que aparece momentáneamente en el cuerpo-mente no tiene ninguna importancia, sea lo que fuere tiene poca realidad.

¿Por qué implicarse con ello y después apegase? ¿Por qué emitir juicios sobre eso y sobre nosotros?

Es mucho mejor dejar simplemente que todo el juego ocurra por sí mismo.

Surgiendo y replegándose como las olas -sin alterar ni manipular nada y observar cómo todo se desvanece y reaparece mágicamente, una y otra vez, eternamente.

Es nuestra búsqueda de la felicidad lo único que nos impide verlo.

Es como perseguir un arco iris de vivos colores que no alcanzas jamás, o como un perro intentando atrapar su propia cola.

Aunque la paz y la felicidad no existen realmente como una cosa o como un lugar, están siempre disponibles y te acompañan a cada instante.

No creas en la realidad de las experiencias buenas y malas; pues son tan efímeras como el buen tiempo y el mal tiempo, como los arco iris en el cielo.

Deseando aferrar lo inaferrable, te agotas en vano.

En el instante en que abres y relajas ese apretado puño del aferramiento, ahí está el espacio infinito, abierto, seductor y confortable.

Sírvete de esta espaciosidad, de esta libertad y tranquilidad natural.

No busques más.

No te adentres en la enmarañada selva siguiendo el rastro del gran elefante despierto, pues ya está en casa descansando apaciblemente enfrente de tu propio hogar.

Nada que hacer o deshacer, nada que forzar, nada que desear, nada falta.

¡Emahó! ¡Maravilloso!

Todo sucede por sí mismo.

Guendun Rimpoché.

Escrito por admin el 15 de Diciembre, 2013

En la mejor calle comercial de la ciudad habían abierto una tienda nueva.

El rótulo decía REGALOS DE DIOS; Entré. Un ángel atendía a los clientes.

¿Qué es lo que vendes, ángel del Señor? -Vendo cualquier don de Dios.

¿Cobras muy caro? -No los dones de Dios los damos gratis.

Miré los grandes estantes, estaban llenos de ánforas de amor, frascos de fe, bultos de esperanza, cajas de salvación y muchas cosas más.

Yo tenía gran necesidad de todas aquellas cosas.

Cobré valor y le dije al ángel: Dame por favor bastante amor de Dios, dame perdón de Dios, un bulto de esperanza, un frasco de fe y una caja de salvación.

Mucho me sorprendí cuando vi que el ángel de todo lo que yo le había pedido, me había hecho un sólo paquete y el paquete estaba ahí en el mostrador, un paquete tan pequeño como el tamaño de mi corazón.

¿Será posible? -pregunté- ¿Esto es todo?.

El ángel me explicó: Es todo, Dios nunca da frutos maduros. él sólo da pequeñas semillas que cada uno debe cuidar y cultivar.

Escrito por admin el 11 de Diciembre, 2013

En el siglo pasado un turista visitó al famoso rabino polaco Hofetz Chaim. Se quedó asombrado al ver que la casa del rabino consistía sencillamente en una habitación atestada de libros. El único mobiliario lo constituían una mesa y una banqueta.

-Rabino, ¿Dónde están tus muebles?, preguntó el turista.

-¿Dónde están los tuyos?, replicó Hofetz.

-¿Los míos?, pero si yo sólo soy un visitante… estoy aquí de paso.

-Lo mismo que yo, dijo el sabio rabino”.

El despego es una cualidad de los que saben que estamos acá de paso y son libres sin aferrarse a las cosas.  Si aprecias más la riqueza interior que la exterior vives sencillamente y vives profundamente.  Somos peregrinos.  Avanzamos mucho cuando caminamos ligeros de equipaje.

Escrito por admin el 8 de Diciembre, 2013

Un hombre de gran reputación, tenía un criado de rostro atroz y carácter imposible.

No podía recibir una orden sin ponerse de inmediato hecho una furia, se sentaba de forma grosera a la mesa, servía mal, empujaba a los invitados y dejaba a su patrón sediento.

Todas las reprimendas lo dejaban indiferente y no hacía más que agravar el desorden y la negligencia de su servicio.

Por la noche la casa retumbaba con el ruido de sus pasos, de la vajilla que rompía.

Incluso colocaba matorrales espinosos en el camino por donde tenía que pasar el patrón. No se podía contar con él para nada.

Unos amigos del patrón le aconsejaron que se deshiciese de aquel fastidioso criado y que cogiese a otro.

- Pero ¿por qué? – protestó el patrón sonriendo. Le estoy muy agradecido a mi criado porque me ha hecho mejor. Sí, me ha enseñado la paciencia, y cada día que pasa me la sigue enseñando. Y ese don me permite soportar las otras dificultades de la vida.

Escrito por admin el 3 de Diciembre, 2013

El recordar que estaré muerto pronto es la herramienta más importante que he encontrado para ayudarme a tomar las grandes decisiones en la vida. Porque casi todo —todas las expectativas externas, todo el orgullo, todo temor a la vergüenza o al fracaso— todas estas cosas simplemente desaparecen al enfrentar la muerte, dejando sólo lo que es verdaderamente importante. Recordar que uno va a morir es la mejor manera que conozco para evitar la trampa de pensar que hay algo por perder. Ya se está indefenso. No hay razón alguna para no seguir los consejos del corazón. Steve Jobs

Escrito por admin el 1 de Diciembre, 2013

Cuentan que un día un campesino le pidió a Dios le permitiera mandar sobre la Naturaleza para que –según él – le rindieran mejor sus cosechas.

¡Y Dios se lo concedió!

Entonces cuando el campesino quería lluvia ligera, así sucedía; cuando pedía sol, éste brillaba en su esplendor; si necesitaba más agua, llovía más regularmente; etc.

Pero cuando llegó el tiempo de la cosecha, su sorpresa y estupor fueron grandes porque resultó un total fracaso.

Desconcertado y medio molesto le preguntó a Dios por qué salió así la cosa, si él había puesto los climas que creyó convenientes.

Pero Dios le contestó:

–“Tú pediste lo que quisiste, más no lo que de verdad convenía.

Nunca pediste tormentas, y éstas son muy necesarias para limpiar la siembra, ahuyentar aves y animales que la consuman, y purificarla de plagas que la destruyan …

Así nos pasa: queremos que nuestra vida sea puro amor y dulzura, nada de problemas.

El optimista no es aquel que no ve las dificultades, sino aquel que no se asusta ante ellas, no se echa para atrás.

Por eso podemos afirmar que las dificultades son ventajas, las dificultades maduran a las personas, las hacen crecer.

Por eso hace falta una verdadera tormenta en la vida de una persona, para hacerla comprender cuánto se ha preocupado por tonterías, por chubascos pasajeros.

Una tormenta en tu vida seguramente hará estallar el pensamiento en miles de relámpagos por segundo, y seguramente, creerás que todo es maldición y mala suerte, pero la fe, la constancia, la voluntad, la aceptación y, el Amor, harán que logres como cosecha, los mejores frutos que solo se obtienen cuando el frío de los años ha endulzado tu decir, tu obrar y tu soñar.

Escrito por admin el 25 de Noviembre, 2013

Una historieta popular del Cercano Oriente cuenta que un joven llegó al borde de un oasis contiguo a un pueblo y acercándose a un anciano le preguntó:

—¿Qué clase de personas vive en este lugar?

—¿Qué clase de personas vive en el lugar de donde tú vienes?, preguntó a su vez el anciano.

—Oh, un grupo de egoístas y malvados, replicó el joven, estoy encantado de haberme ido de allí.  A lo cual el anciano contestó:

—Lo mismo vas a encontrar aquí.

Ese mismo día otro joven se acercó a beber agua al oasis y viendo al anciano, preguntó:

—¿Qué clase de personas vive en este lugar?  El viejo respondió con la misma pregunta:

—¿Qué clase de personas vive en el lugar de donde tú vienes?

—Un magnífico grupo de personas, honestas, amigables, hospitalarias, me duele mucho haberlos dejado.

—Lo mismo encontrarás aquí, respondió el anciano.

Un hombre que había oído ambas conversaciones preguntó al viejo:

—¿Cómo es posible dar dos respuestas diferentes a la misma pregunta?  A lo cual el viejo respondió:

—Cada cual lleva en su corazón el medio ambiente donde vive. Aquel que no encontró nada nuevo en los lugares donde estuvo no podrá encontrar otra cosa aquí. Aquel que encontró amigos allá, podrá encontrar también amigos aquí, porque, a decir verdad, tu actitud mental es lo único en tu vida sobre lo cual puedes mantener control absoluto.

Siempre que tengas una actitud positiva hallarás la verdadera riqueza de la vida. Si miras dentro de ti sabrás que posees una gran fortaleza para entregar y para descubrir todas las cosas buenas en los demás. ¡Qué siempre encuentres un oasis de Paz!

Escrito por admin el 23 de Noviembre, 2013

En la NASA, hay un poster muy lindo de una abeja, que dice asi:
“Aerodinámicamente, el cuerpo de una abeja no está hecho para volar,
lo bueno es que la abeja no lo sabe”.

Escrito por admin el 22 de Noviembre, 2013

“No dejes que se ponga el sol sobre tu ira”, escribían hace dos mil años los sabios. Y también “Antes de que se ponga el sol, reconcíliate con tu hermano”.

En lenguaje simbólico, la puesta de sol representa la muerte del hombre, su partida hacia el otro mundo. Se nos da un plazo suficientemente largo, pero agotado este tiempo, si no hemos podido o no hemos sabido solucionar nuestros conflictos, una vez que “se ha puesto el sol” ya es demasiado tarde. Las personas que han tenido la desgracia de perder a un ser querido antes de haber podido reconciliarse con él conocen el dolor y el eterno remordimiento que ello supone.
Sin embargo, también se pueden tomar estas palabras al pie de la letra. Los asesores matrimoniales recomiendan a las parejas que quieren durar que eviten irse a dormir después de una discusión que no han arreglado.
Además, un nuevo estudio sobre el cerebro publicado en la revista científica The Journal of Neuroscience confirma que irse a dormir con emociones positivas tiene como consecuencia que éstas se refuercen o conserven, lo contrario también es cierto, cada uno escoge.

Escrito por admin el 21 de Noviembre, 2013

Cuentan que un rey muy rico de la India, tenía fama de ser indiferente a las riquezas materiales y hombre de profunda religiosidad, cosa un tanto inusual para un personaje de su categoría.

Ante esta situación y movido por la curiosidad, un súbdito quiso averiguar el secreto del soberano para no dejarse deslumbrar por el oro, las joyas y los lujos excesivos que caracterizaban a la nobleza de su tiempo.

Inmediatamente después de los saludos que la etiqueta y cortesía exigen, el hombre preguntó: Majestad, ¿cuál es su secreto para cultivar la vida espiritual en medio de tanta riqueza?

El rey le dijo: “Te lo revelaré, si recorres mi palacio para comprender la magnitud de mi riqueza. Pero lleva una vela encendida. Si se apaga, te decapitaré”.

Al término del paseo, el rey le preguntó: “¿Qué piensas de mis riquezas?”

La persona respondió: “No vi nada. Sólo me preocupé de que la llama no se apagara”.

El rey le dijo: “Ese es mi secreto. Estoy tan ocupado tratando de avivar mi llama interior, que no me interesan las riquezas de fuera”

Escrito por admin el 14 de Noviembre, 2013

En cuanto uno comprende que obedecer leyes injustas es contrario a su dignidad de hombre, ninguna tiranía puede dominarle. Gandhi.

Escrito por admin el 13 de Noviembre, 2013

Una estrella recién nacida tomó entre sus manitas de luz a una luciérnaga que volaba en el espacioso jardín de la noche. Eres tan pequeñita -le dijo- y tu luz es tan débil.

La luciérnaga se detuvo sobre la hoja de un ciruelo bajando la cabeza para que su hermana no supiera de su tristeza.
Eres tan llena de luz -le dijo entonces con un hilo de voz- y agregó: …y sin embargo, hermana mía, tan ciega.

El tamaño de las cosas, ¿pertenece al reino del espacio o al reino de la Esencia? No importa que tan grande seas tú, y cuán pequeña parezca yo, lo que sí es importante es que ambas somos portadoras de luz.

Deja tus huellas gigantescas en el inconmensurable cielo; a mí  me basta con iluminar el sendero de los pequeños insectos voladores para que en sus viajes nocturnos no sean atrapados por telarañas y otros peligros.

Cada uno ayuda según la luz que posee, no interesa la magnitud o pequeñez del servicio. Lo que sí es importante es que éste sea el producto de la luz que cada uno tiene en su corazón. La fuente es la misma.

Escrito por admin el 11 de Noviembre, 2013

Había una vez un ciudadano que vivía al lado de una carretera donde vendía unas ricas albóndigas con pan. Estaba muy ocupado y por tanto, no oía la radio, no leía los periódicos, ni veía la televisión, además, lo que decían estos medios no le interesaba absolutamente nada.

Alquiló un trozo de terreno, colocó una gran valla y anunció su mercancía gritando a todo pulmón: “Compren deliciosas albóndigas calientes”. Y la gente se las compraba.

Aumentó la adquisición de pan y carne. Compró un terreno más grande para poder ocuparse mejor de su negocio. Y trabajó tanto que dispuso que su hijo dejara la Universidad donde estudiaba Ciencias Comerciales a fin de que le ayudara.

Sin embargo, ocurrió algo importante. Su hijo le dijo:

-”Padre, ¿pero no escuchas la radio, ni lees los periódicos? Estamos sufriendo una grave crisis. La situación es realmente mala; peor no podría estar”.

El padre pensó: “Mi hijo estudia en la Universidad, lee la prensa, ve la televisión y escucha la radio. Debe saber lo que dice”.

Compró pues menos pan y menos carne. Sacó la valla anunciadora, dejó el alquiler del terreno a fin de eliminar los gastos y ya no anunció sus ricas albóndigas con pan. Y las ventas fueron disminuyendo cada día más.

Después de un tiempo, el negocio estaba realmente afectado

-”Tenías razón hijo mío”, le dijo al muchacho. “Verdaderamente estamos sufriendo una gran crisis“.

Si nos programamos para fracasar, fracasaremos. Si nos mentalizamos para ganar, ganaremos. Es una simple elección personal. En estos tiempos distintos y, apasionantes, asumamos que hay muchas oportunidades esperándonos, solo de nosotros depende.

Ante cualquier oportunidad que se te presente (le puedes llamar crisis, si quieres) pregúntate siempre ¿desde donde tengo que actuar?

EAM.

Escrito por admin el 8 de Noviembre, 2013

Un Maestro dejó a uno de sus discípulos un arrozal para que lo cuidara durante tres años.

Cuando el primer año llegó a su término, el Maestro fue a ver el campo y la cosecha había sido muy buena, puesto que el discípulo había provisto a la tierra del agua que necesitaba.

Transcurrió otro año, y resultó que la cosecha fue más abundante que la anterior, puesto que el joven había abonado convenientemente el campo.

Cuando el tercer año finalizó, el Maestro se dirigió al arrozal para ver los resultados obtenidos. Pero resulta que el discípulo, entusiasmado con lo producido en el año anterior, abonó demasiado la tierra que dio muchísimo arroz pero tan pequeño y frágil que no servía para comerciar con él. En realidad, fue una cosecha inútil, y  el trabajo realizado no dio ningún fruto.

Entonces el Maestro dijo a su discípulo: “Así pasa con las personas. Fortaleces a alguien cuando le ayudas un poco. Pero si le ayudas demasiado, lo debilitas. “

Escrito por admin el 7 de Noviembre, 2013

“Imagina la vida como un juego en el que estás malabareando cinco pelotas en el aire”. Estas son: Tu Trabajo, – Tu Familia, – Tu Salud, -Tus Amigos, y – Tu Vida Espiritual, y tú las mantienes todas éstas en aire.

Pronto te darás cuenta que el Trabajo es como una pelota de goma. Si la dejas caer, rebotará y regresará. Pero las otras cuatro pelotas: Familia, Salud, Amigos y Espíritu son frágiles, como de cristal. Si dejas caer una de estas, irrevocablemente saldrá astillada, marcada, mellada, dañada e incluso rota. Nunca volverá a ser lo mismo.

… Debes entender esto: apreciar y esforzarte por conseguir y cuidar lo más valioso.

Trabaja eficientemente en el horario regular de oficina y deja el trabajo a tiempo.

Dale el tiempo requerido a tu familia y a tus amigos.

Haz ejercicio, come y descansa adecuadamente.

Y sobre todo…crece en vida interior, en lo espiritual, que es lo más trascendental, porque es eterno. Shakespeare decía: Siempre me siento feliz, ¿sabes por qué?. Porque no espero nada de nadie, esperar siempre duele.

Los problemas no son eternos, siempre tienen solución. Lo único que no se resuelve es la muerte. La vida es corta, ¡por eso ámala !.

Vive intensamente y recuerda:

Antes de hablar…¡Escucha !

Antes de escribir… ¡Piensa !

Antes de criticar…¡Examina !

Antes de herir…¡Siente !

Antes de orar ¡Perdona !

Antes de gastar… ¡Gana !

Antes de rendirte ¡Intenta !

ANTES DE MORIR…¡¡ VIVE !!

Bryan Dyson.

Escrito por admin el 6 de Noviembre, 2013

Le preguntaron a un  sabio: ¿quién te guió en el Camino?

El sabio contestó: un perro. Un día lo encontré casi muerto de sed a la orilla del río. Cada vez que veía su imagen en el agua, se asustaba y se alejaba creyendo que era otro perro. Finalmente, fue tal su necesidad que, venciendo su miedo se arrojó al agua, y entonces “el otro perro” se esfumó.
El perro descubrió que el obstáculo era él mismo y la barrera que lo separaba de lo que buscaba había desaparecido.
De esta misma manera, mi propio obstáculo desapareció cuando comprendí que “mi yo” era ese obstáculo. Fue la conducta de un perro la que me señaló por primera vez el Camino.

Escrito por admin el 5 de Noviembre, 2013

Preguntaron al poeta inglés John Milton cuántos años tenía. El autor de El paraíso perdido, respondió: “A mucho tirar, unos cinco o seis… porque, no creerá usted que tengo los que ya he vivido”.

Vivir el momento presente, el aquí y el ahora, es el consejo de los sabios en las más importantes tradiciones de la humanidad, porque “somos lo que no somos”, según Hegel.

La iluminación nunca viene de afuera sino que se alumbra como un despertar al caer en la cuenta de la realidad. Mañana no es una realidad sino una hipótesis sobre la que sería insensato apostar nuestra existencia. Ayer ya pasó, y lo hemos asimilado haciéndolo nuestro, o vagaremos desarraigados a merced del viento.

Cada etapa de la vida tiene sus propias riquezas y tenemos que buscar la armonía y aspirar a la serenidad que nos permita ser nosotros mismos. Leer el resto de esta entrada »

Escrito por admin el 4 de Noviembre, 2013

“Con consciencia plena, podemos preservar nuestra alegría interior… Podemos crear un fundamento de amor, paz y libertad dentro de nosotros mismos.”

La consciencia plena [Mindfulness] es la energía de estar consciente y despierto en el presente. Es la práctica continua de tocar la vida profundamente en cada momento. La práctica de la consciencia plena no requiere que vayamos a ningún lugar diferente. Podemos practicar la consciencia plena en nuestra habitación o en nuestro desplazamiento de un lugar a otro. Podemos seguir haciendo las mismas cosas que hacemos siempre, andar, sentarse, trabajar, comer, hablar, con la diferencia de que las hacemos siendo conscientes de lo que estamos haciendo.

Imagina que estás de pie con un grupo de personas, contemplando un hermoso amanecer. Pero mientras que otros se están empapando la vista, tú luchas. Estás inquieto con tus proyectos y preocupaciones. Piensas sobre el pasado y el futuro. No estás presente para apreciar la expe­riencia. De modo que en vez de disfrutar del amanecer, dejas que la riqueza del momento pase inadvertida.

Supón, sin embargo, que lo miras desde otra perspectiva. ¿Qué pasa si cuando tu mente co­mienza a divagar, diriges tu atención a tu inspirar y espirar? Conforme vas practicando esta respiración profundamente, vas regresando al presente. Tu cuerpo y tu mente se juntan comple­tamente como una unidad, permitiéndote estar totalmente disponible para presenciar, contemplar y disfrutar del escenario. Regresando al ‘hogar’ de tu respiración, recuperas esa maravilla del amanecer. Leer el resto de esta entrada »

Escrito por admin el 28 de Octubre, 2013

El primer día en la universidad nuestro profesor se presentó y nos pidió que procuráramos llegar a conocer a alguien a quien no conociéramos todavía. Me puse de pie y miré a mí alrededor, cuando una mano me tocó suavemente el hombro. Me di la vuelta y me encontré con una viejita arrugada cuya sonrisa le alumbraba todo su ser. ‘Hola, buen mozo. Me llamo Rose. Tengo ochenta y siete años. ¿Te puedo dar un abrazo?

Me reí y le contesté con entusiasmo: ‘¡Claro que puede!’ Ella me dio un abrazo muy fuerte.

‘Por qué está usted en la universidad a una edad tan temprana, tan inocente?’, le pregunté. Riéndose contestó: ‘Estoy aquí para encontrar un marido rico, casarme, tener hijos, y luego jubilarme y viajar.’

‘Se lo digo en serio’, le dije. Quería saber qué le había motivado a ella a afrontar ese desafío a su edad. Leer el resto de esta entrada »

Escrito por admin el 25 de Octubre, 2013

Un día una niñita le estaba hablando de las ballenas a su maestra.  La profesora dijo que era físicamente imposible que una ballena se tragara a un ser humano porque aunque era un mamífero muy grande su garganta era muy pequeña.  La niña afirmó que Jonás había sido tragado por una ballena.

Irritada, la profesora le repitió que una ballena no podía tragarse ningún humano; físicamente era imposible.  La niñita dijo:

—Cuando llegue al cielo le voy a preguntar a Jonás.
La maestra le preguntó:
— ¿Y qué pasa si Jonás se fue al infierno?
La niña le contestó:
—Entonces le toca a usted preguntarle……

Otro día estaba sentada observando a su mamá lavar los platos en la cocina.  De pronto notó que su mamá tenía varios cabellos blancos que sobresalían entre su cabellera oscura. Miró a su mamá y le preguntó inquisitivamente:

—¿Por qué tienes algunos cabellos blanco, mami?
 Su mamá le contestó:
—Bueno, cada vez que haces algo malo y me haces llorar o me pones triste, uno de mis cabellos se pone blanco.

La niñita digirió esta revelación por un rato y luego dijo:
—Mami, ¿por qué TODOS los cabellos de mi abuelita están blancos?

Escrito por admin el 22 de Octubre, 2013

— Cuando mires a tus compañeros procura mirarte a ti mismo, dijo el maestro al discípulo.

— Pero, ¿no es una actitud egoísta?, cuestionó el discípulo. Si nos preocupamos por nosotros mismos jamás veremos lo que los otros tienen de bueno para ofrecer.

— Ojalá siempre consiguiéramos ver las cosas buenas que están a nuestro alrededor —contestó el maestro— pero, en verdad, cuando miramos al prójimo estamos sólo buscando defectos. Intentamos descubrir una maldad, porque deseamos que sea peor que nosotros.  Nunca lo perdonamos si nos hiere porque creemos que jamás seríamos perdonados por él.  Conseguimos herirlo con palabras duras afirmando que decimos la verdad, cuando apenas estamos intentando ocultarla de nosotros mismos.  Fingimos que somos importantes para que nadie pueda ver nuestra fragilidad.  Por eso siempre que estés juzgando a tu hermano ten conciencia de que eres tú quien está en el tribunal.

Escrito por admin el 21 de Octubre, 2013

Cuentan que en la carpintería hubo una vez una extraña asamblea. Fue una reunión de herramientas para arreglar sus diferencias. El Martillo fue nombrado Director de Debates, pero la asamblea le notificó que tenía que renunciar: La causa, ¡hacía demasiado ruido! Y se la pasaba el tiempo golpeando. El Martillo aceptó la culpa, pero pidió que también fuera expulsado El Tornillo, dijo que había que darle muchas vueltas para que sirviera de algo. Ante el ataque El Tornillo aceptó también, pero a su vez pidió la expulsión del Papel de Lija. Hizo ver que era muy áspera en el trato y siempre tenía fricciones con los demás. Y La Lija estuvo de acuerdo, a condición de que fuera expulsado El Metro que siempre se la pasaba midiendo a los demás según su medida, como si fuera el único perfecto.

En ese momento entró el carpintero, se colocó el delantal e inició su trabajo. Utilizó El Martillo, El Papel de Lija, El Metro, y al Tornillo. Finalmente, la tosca madera inicial se transformó en un lindo mueble.

Cuando la carpintería quedó nuevamente sola, la asamblea reanudó su deliberación, fue entonces cuando tomó la palabra el Serrucho y dijo: Señores ha quedado demostrado que tenemos defectos, pero el carpintero trabaja con nuestras cualidades. Eso nos hace valiosos. Así que no pensemos ya en nuestros puntos malos y concentrémonos en la utilidad de nuestros puntos buenos. La asamblea encontró entonces que El Martillo era fuerte, El Tornillo unía y daba fuerza, La Lija era especial para afinar y limar asperezas y observaron que El Metro era preciso y exacto.

Escrito por admin el 18 de Octubre, 2013

Cuando caigas, recuerda, que el suelo te ayudará a levantarte.

Escrito por admin el 17 de Octubre, 2013

En cierta ocasión un reportero le preguntó a un agricultor si podía divulgar el secreto de su maíz, que ganaba el concurso al mejor producto, año tras año. El agricultor confesó que se debía a que compartía su semilla con los vecinos.

—”¿Por qué comparte su mejor semilla de maíz con sus vecinos, si usted también entra al mismo concurso año tras año?” preguntó el reportero.

—”Verá usted, señor,” dijo el agricultor.  “El viento lleva el polen del maíz maduro, de un sembradío a otro. Si mis vecinos cultivaran un maíz de calidad inferior, la polinización cruzada degradaría constantemente la calidad del mío. Si voy a sembrar buen maíz debo ayudar a que mi vecino también lo haga”.

Lo mismo es con otras situaciones de nuestra vida. Quienes quieran lograr el éxito deben ayudar a que sus vecinos también tengan éxito. Quienes decidan vivir bien, deben ayudar a que los demás vivan bien, porque el valor de una vida se mide por las vidas que toca. Y quienes optan por ser felices, deben ayudar a que otros encuentren la felicidad, porque el bienestar de cada uno se halla unido al bienestar de todos.

Escrito por admin el 14 de Octubre, 2013

Había una vez un rey que tenía cuatro esposas. Él amaba a su cuarta esposa más que a las demás y la adornaba con ricas vestiduras y la complacía con las delicadezas más finas. Sólo le daba lo mejor.

También amaba mucho a su tercera esposa y siempre la exhibía en los reinos vecinos. Sin embargo, temía que algún día ella se fuera con otro.

También amaba a su segunda esposa. Ella era su confidente y siempre se mostraba bondadosa, considerada y paciente con él. Cada vez que el rey tenía un problema, confiaba en ella para ayudarle a salir de los tiempos difíciles.

La primera esposa del rey era una compañera muy leal y había hecho grandes contribuciones para mantener tanto la riqueza como el reino del monarca. Sin embargo, él no amaba a su primera esposa y aunque ella le amaba profundamente, apenas si él se fijaba en ella.

Un día el rey enfermó y se dio cuenta que le quedaba poco tiempo.  Pensó acerca de su vida de lujo y caviló: “Ahora tengo cuatro esposas conmigo pero, cuando muera, estaré solo.”  Así que le preguntó a su cuarta esposa: “Te he amado más que a las demás, te he dotado con las mejores vestimentas y te he cuidado con esmero. Ahora que estoy muriendo, ¿estarías dispuesta a seguirme y ser mi compañía?” “¡Ni pensarlo!”, contestó la cuarta esposa y se alejó sin decir más palabras. Su respuesta penetró en su corazón como un cuchillo filoso. Leer el resto de esta entrada »

Escrito por admin el 11 de Octubre, 2013

Sabremos si nuestra actitud está en el carril apropiado cuando seamos como el modesto hombre de negocios cuya tienda de ropa estaba amenazada con desaparecer.

La tienda de una cadena nacional se había instalado allí y había adquirido todas las propiedades de su manzana. Este hombre muy particular se rehusó a vender. «Muy bien, entonces construiremos a su alrededor y lo sacaremos del negocio», le dijeron los competidores.

Llegó el día cuando el pequeño comerciante se encontró encerrado, con una nueva tienda por departamentos rodeando por ambos lados a su pequeño negocio. Los cartelones de los competidores anunciaban «¡Gran inauguración!»

El comerciante puso un cartel a todo lo ancho de su tienda que decía: «Entrada principal».

Los grandes líderes surgen cuando ocurren las crisis. En las vidas de las personas que triunfan vemos repetidamente terribles problemas que les fuerzan a levantarse por encima del promedio común.

No sólo encuentran las respuestas sino que descubren un tremendo poder dentro de sí mismas. Como el agua subterránea produce olas muy adentro en el océano, esta fuerza interior explota en una poderosa onda cuando las circunstancias parecen superarse.

Entonces transpone el límite el deportista, el autor, el estadista, el científico o el hombre de negocios.

David Sarnoff dijo: «Hay mucha seguridad en el cementerio; anhelo las oportunidades»

Escrito por admin el 10 de Octubre, 2013

Un grupo de estudiantes de Geografía estudiaba las siete maravillas del mundo.  Al término de la clase se les pidió hacer una lista de las que ellos consideraban deberían ser realmente las Siete Maravillas del Mundo.

A pesar de algunos desacuerdos, la mayoría votó por lo siguiente: Las Pirámides de Egipto, El Taj Mahal, El Gran Cañón, El Canal de Panamá, El Empire State, La Basílica de San Pedro, La Muralla China.

Mientras se hacía la votación el maestro notó que una estudiante permanecía aún callada y no había entregado aún su lista.  Así que le preguntó si tenía problema para hacer aún su elección.  La muchacha tímidamente respondió:

—Sí, un poco.  No podía decidirme pues “son tantas las maravillas” ……..

El maestro dijo:
—Bueno, dinos lo que haz escrito y tal vez podamos ayudarte.

La muchacha titubeó y después leyó:
—Creo que las Siete Maravillas son: Poder tocar, poder saborear, poder ver, poder escuchar…

Titubeando un poco continuó:
—Poder sentir, poder reír y… poder amar.

Al terminar de leerlas el salón de clase quedó en un silencio absoluto.

Dentro de las actividades del Grupo “Crear desde el Sentir” y, desde el próximo lunes día 14 de Octubre a las 19,00 horas, impartiré un taller, totalmente práctico y continuado (todos los lunes laborables a la misma hora) con el título “Abundancia y Espiritualidad. ¿Opuestos o, Complementarios?. Tú decides”. La entrada es libre, hasta completar aforo.

Será en el Círculo Mercantil de la C/ Sierpes Nº 65 de Sevilla.

Importante, empezamos a las 19,00 horas, si no puedes llegar a tiempo, déjalo para otra ocasión. Gracias.

Enrique Álvarez.

Escrito por admin el 7 de Octubre, 2013

Todo el mundo “sonríe” en el mismo idioma, nos hace sentir bien y, no cuesta dinero, “regalemos sonrisas”. Enrique Alvarez.

Escrito por admin el 6 de Octubre, 2013

Un psicólogo en una sesión grupal levantó un vaso de agua, todo el mundo esperaba la típica pregunta: ¿Está medio lleno o medio vacío? … Sin embargo, preguntó:

–¿Cuánto pesa este vaso?
 Las respuestas variaron entre 200 y 250 gramos.
 El psicólogo respondió: “El peso absoluto no es importante, depende de cuánto tiempo lo sostengo.
 Si lo sostengo 1 minuto, no es problema, si lo sostengo una hora, me dolerá el brazo, si lo sostengo 1 día, mi brazo se entumecerá y paralizará.
 El peso del vaso no cambia, pero cuanto más tiempo lo sujeto, más pesado, más difícil de soportar se vuelve”.

Y continuó: “Las preocupaciones son como el vaso de agua”.

Si piensas en ellas un rato, no pasa nada.

Si piensas un poco más empiezan a doler y si piensas en ellas todo el día, acabas sintiéndote paralizado, incapaz de hacer nada.”

Importante. ¡¡Recuerda soltar el vaso!!

Escrito por admin el 4 de Octubre, 2013

Desde hace un tiempo ,”Espavo” es una palabra que comparto cada vez que tengo ocasión  …..

Antes de pronunciarla, explico brevemente su significado;

“Espavo” significa literalmente “ Gracias por asumir tu poder”, poder que tienes al saber quien eres en realidad, referido a tu verdadera esencia, y al importante papel que desempeñas en el Universo. Era utilizada en los tiempos de Lemuria como un saludo, por tanto era una palabra que estaba constantemente en los labios, oídos y, en el pensamiento de todos … formando parte del sistema de creencias de esa cultura. Vendría a equivaler a nuestro actual hola y adiós.

Los tiempos tan apasionantes que estamos viviendo, nos invitan a utilizar nuevamente esta forma de saludo ancestral, recordándonos y recordando que todos, siendo diferentes, somos, en esencia, iguales, formando partes del Uno, de la Totalidad y, tomando consciencia de ello, actuamos en cada instante de nuestra vida.

“Espavo” Enrique Álvarez.

Escrito por admin el 2 de Octubre, 2013

El hombre es milagroso en cuanto que puede transformar su pasado. Algunos dicen “no se ocupen del pasado que el pasado ya no existe ”, pero el pasado está vivo, presente, doloroso, en cada una de nuestras células, frecuentemente produciendo enfermedades. El problema del pasado es simplemente que haya pasado, que lo dejemos atrás como una estatua congelada.

Pero al pasado hay que hacerlo presente vivo para transformar su historia, para leerlo en otro código, para interpretarlo en el código del amor, y cuando interpretamos el pasado en el código del amor, nuestras heridas de la infancia se sanan. Y ahí nosotros somos los psicólogos, los psiquiatras, podemos sanar nuestra vida; todos estamos llenos de dolores, y a veces de dolores absurdos, que cargamos en la vida sin ni siquiera reconocer que existen.

La técnica respiratoria es muy importante, sobre todo la fase de pausa respiratoria, ¿por qué razón? Porque cuando tu respiras lentamente y haces una pausa en la inspiración, la energía del inconsciente y el subconsciente sale a flote, es decir, se pregunta ¿qué pasa aquí que no están respirando  En ese momento el inconsciente hace aflorar a la consciencia una parte a la que no habíamos tenido acceso, de la que éramos víctimas pero que no habíamos reconocido nunca en la vida, y en ese momento podemos dialogar con el subconsciente y podemos sacar nuestras heridas más profundas. Leer el resto de esta entrada »

Escrito por admin el 30 de Septiembre, 2013

No había en el pueblo peor oficio que el de portero del hotel. Pero ¿qué otra cosa podría hacer aquel hombre? De hecho, nunca había aprendido a leer ni a escribir, no tenia ninguna otra actividad ni oficio. Un día se hizo cargo del hotel un joven con inquietudes, creativo y emprendedor. El joven decidió modernizar el negocio. Hizo cambios y después cito al personal para darle nuevas instrucciones. Al portero, le dijo:

“A partir de hoy usted, además de estar en la puerta, me va a preparar un reporte semanal donde registrara la cantidad de personas que entren por día y anotara sus comentarios y recomendaciones sobre el servicio…”

El hombre tembló, nunca le había faltado disposición al trabajo pero…”Me encantaría satisfacerlo, señor – balbuceo – pero yo…yo no se leer ni escribir…”

¡Ah! ¡Cuanto lo siento!”

“Pero señor, usted no me puede despedir, yo trabaje en esto toda mi vida…”

No lo dejo terminar: “Mire, yo comprendo, pero no puedo hacer nada por usted. Le vamos a dar una indemnización para que tenga hasta que encuentre otra cosa. Así que, lo siento. Que tenga suerte…”

Y sin más, se dio vuelta y se fue. El hombre sintió que el mundo se derrumbaba. Leer el resto de esta entrada »

Escrito por admin el 26 de Septiembre, 2013

Preámbulo a la Constitución de la Unesco. “Puesto que las guerras nacen en la mente de los hombres, es en la mente de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la Paz.” 16.11.1945

Escrito por admin el 24 de Septiembre, 2013

Un maestro de la sabiduría paseaba por un bosque con su fiel discípulo, cuando vio a lo lejos un sitio de apariencia pobre, y decidió hacer una breve visita al lugar. Durante la caminata le comentó al aprendiz sobre la importancia de las visitas, también de conocer personas y las oportunidades de aprendizaje que tenemos de estas experiencias.

Llegando al lugar constato la pobreza del sitio, los habitantes, una pareja y tres hijos, la casa de madera, vestidos con ropas sucias y rasgadas, sin calzado, entonces se aproximó al señor, aparentemente el padre de familia y le preguntó: ¿En este lugar no existen señales de trabajo ni puntos de comercio tampoco, como hacen el señor y su familia para sobrevivir aquí?

El señor calmadamente respondió: amigo mío, nosotros tenemos una vaquita que nos da varios litros de leche todos los días. Una parte del producto la vendemos o la cambiamos por otros géneros alimenticios en la ciudad vecina y con la otra parte producimos queso, cuajada, etc., para nuestro consumo y así es como vamos sobreviviendo. El sabio agradeció la información, contempló el lugar por un momento, luego se despidió y se fue.

En el medio del camino, se volvió hacia su fiel discípulo y le ordenó al aprendiz: busque la vaquita, llévela al precipicio de allí enfrente y empújela al barranco.

El joven espantado vio al maestro y lo cuestionó sobre el hecho de que la vaquita era el medio de subsistencia de aquella familia. Pero como percibió el silencio absoluto del maestro, fue a cumplir la orden. Así que empujó la vaquita por el precipicio y la vio morir. Aquella escena quedo grabada en la memoria de aquel joven durante algunos años.

Un día el joven resolvió abandonar todo lo que había aprendido y regresar a aquel lugar y contarle todo a la familia, pedir perdón y ayudarlos. Así lo hizo, y a medida que se aproximaba al lugar veía todo muy bonito, con árboles floridos, todo habitado, con coche en el garaje de una casa tremenda y algunos niños jugando en el jardín.

El joven se sintió triste y desesperado imaginando que aquella humilde familia tuviese que vender el terreno para sobrevivir, aceleró el paso y llegando allá, fue recibido por un señor muy simpático, el joven preguntó por la familia que vivía allí hace unos cuatro años, el señor respondió que siguen viviendo aquí.

Espantado el joven entró corriendo a la casa y confirmó que era la misma familia que visitó hace algunos años con el maestro. Elogió el lugar y le preguntó al señor (el dueño de la vaquita): ¿Cómo hizo para mejorar este lugar y cambiar de vida? El señor entusiasmado le respondió: nosotros teníamos una vaquita que cayó por el precipicio y murió, de ahí en adelante nos vimos en la necesidad de hacer otras cosas y desarrollar otras habilidades que no sabíamos que teníamos, así alcanzamos el éxito que sus ojos vislumbran ahora.

Moraleja: Tú también tienes una vaca que te proporciona alguna cosa básica para tu supervivencia, pero a la vez te limita porque te ha inducido a la rutina de dejarte llevar. Descubre cual es tu vaca. Aprovecha esta lectura para empujar tu vaca por el precipicio.

Escrito por admin el 23 de Septiembre, 2013

-Dime, ¿cuanto pesa un copo de nieve?-preguntó un colibrí a un paloma

-Nada -fue la respuesta.

-Si es así, he de contarte una historia -dijo el colibrí-. Me posé en la rama de un pino, cerca de su tronco. Empezaba a nevar. No era la nieve de una fuerte tempestad, era como un sueño, sin ninguna herida ni violencia. Como no tenía nada que hacer, empecé a contar los copos mientras caían sobre las ramas de mi tronco. El número exacto fue de 3.741.952. Cuando cayó sobre la rama el siguiente copo (sin peso, como tu dices) la rama se rompió.

Dicho esto, el colibrí levantó el vuelo.

La paloma, una autoridad en la materia desde el tiempo de Noé, se paró a reflexionar y, pasados unos minutos, se dijo: “Quizá tan sólo sea necesaria la colaboración de una persona más para que la solidaridad se abra camino en el mundo”.

Kurt Kauter

Escrito por admin el 20 de Septiembre, 2013

Había una vez un hombre muy anciano, cuyos ojos no veían claro, sus oídos oían débilmente, le temblaban las rodillas, y cuando se sentaba a la mesa apenas podía sostener la cuchara, y derramaba el caldo sobre el mantel, o se le caía de su boca. Su hijo y la esposa de su hijo estaban disgustados por esto, por lo que el abuelo al fin tuvo que sentarse en un rincón detrás de la estufa, y le daban su comida en un cuenco de barro, y ni siquiera contenía lo suficiente. Y él solía mirar hacia la mesa con los ojos llenos de lágrimas. Una vez también, sus manos temblorosas no pudieron sostener la taza, y cayó al suelo y se rompió. La joven esposa lo regañó, pero el anciano no dijo nada y sólo suspiró. Entonces le compraron un feo plato de madera por unos pocos céntimos, en el cual él tenía que comer.

Un día en que se encontraban todos sentados junto con el nieto de cuatro años de edad, éste empezó a reunir algunos pedazos de madera en el suelo.

-”¿Qué estás haciendo?”- preguntó el padre.

-”Estoy guardando pedacitos de madera”-, respondió el niño, -”para cuando yo sea grande, tener en que darles de comer a mi padre y a mi madre.”-

El hombre y su esposa se miraron por un tiempo, y finalmente se echaron a llorar. Luego se llevaron al abuelo a la mesa, y en adelante siempre siguió comiendo con ellos, e igualmente no volvieron a recriminarlo si derramaba un poco de algo.

Escrito por admin el 19 de Septiembre, 2013

Cuentan que una colonia de hormigas decidió un día salir a excursión, iban en busca de un nuevo lugar donde pudieran crear su nido y sentar las bases de la nueva colonia, un lugar al que el mundo recuerda como Utopía.

Dice la leyenda que las hormigas viajaban y viajaban, y el camino se volvía cada vez más penoso y peligroso. Algunas hormigas decidieron regresar, otras se quedaron varadas en el camino, pues carentes de ánimo pronto la debilidad las invadió y fueron incapaces de seguir adelante.

Pero sucedió, que la colonia se juntó, renovó los pactos, restablecieron la confianza y continuaron todas el camino, salvo un grupo que decidió regresar al nido en que vivían antes, plenamente convencidas de que esa tierra llamada Utopía no era sino el fruto de una imaginación muy desarrollada pero desgraciadamente irreal.

De la colonia original, únicamente seguían aferradas al sueño unas cuantas hormigas, el paisaje cambió y se encontraron de pronto ante una gran montaña que había que subir, enfrentando los peligros de los precipicios y las bajas temperaturas, todo ello sumado a la ausencia de agua y comida.

Muchas consideraron que era imposible escalar la montaña, sólo tres hormigas decidieron que valía la pena intentarlo, pues tal vez al otro lado de la montaña pudiera existir ese mágico mundo de Utopía.

Iniciaron el ascenso y quedaron abajo las hormigas temerosas, pero con la promesa de que si encontraban algo las aventureras, regresarían y las invitarían a seguir adelante. Pero el ascenso duró largo tiempo, se sucedieron los días y las noches y las hormigas que se habían quedado en el valle se hundieron en la desesperanza y decidieron regresar a unirse a aquellas otras que ya habían claudicado en el viaje.

Y nuestras tres amigas subían todavía aferradas al último hálito de fe que les quedaba, una de ellas cayó al precipicio al descuidar un poco el paso que llevaba, las otras dos apesadumbradas decidieron seguir en honor a aquella que había caído.

Pronto, una tormenta se dejó abatir sobre los cuerpos de nuestras cansadas hormigas, buscaron un refugio en una cueva y ahí se mantuvieron; pero la tormenta no cedía, y pasaron dos días y tres días y las hormigas estaban a punto de morir de frío cuando una de ellas le dijo a la otra:

Este viaje en que nos hemos embarcado, ¿Cómo saber si no nos ha traído a la muerte?, Empiezo a creer que Utopía no es sino un bello sueño pero se encuentra mas allá de nuestras posibilidades.

La segunda hormiga escuchó largo tiempo las dudas de la primera, yal final sólo contestó:

La vida de una hormiga sólo tiene sentido cuando ha emprendido el viaje hacia el mágico mundo de Utopía; sin un destino final, ningún viaje tiene sentido.

La otra hormiga avergonzada calló, y se unió a la paciencia con la que la segunda hormiga esperaba a que la tormenta cediera.

Días después cuando las nubes despejaron el cielo y el sol derritió las nieves que cubrían la montaña, las dos hormigas pudieron salir y muy pronto observaron a un maravilloso valle que se extendía a los pies de la montaña, pero era el mismo valle que ellas habían tenido que recorrer.

Se dieron cuenta que Utopía no era sino la tierra de donde ellas procedían, pero había que subir hasta la montaña para darse cuenta de la belleza que poseían sin saber.

Llenas de gozo emprendieron el descenso, pero no encontraron a las hormigas que habrían de esperarlas en el valle, encontraron a muchas otras que vivían en los diferentes nidos al pie de la montaña y más adentro en el valle. Y a todas ellas las hormigas les hablaban de que ya vivían en la tierra de Utopía y que el paraíso era ese y no otro, todas las hormigas que escuchaban las tachaban de locas y decían que habían enfermado por haber permanecido tanto tiempo en la montaña.

Pasaron los años, los siglos y los milenios, y el hombre sigue buscando aún una tierra de ensueño de magia y, llena de Paz, a la que busca llegar atravesando valles y subiendo montañas, salvando peligros y descubriendo misterios.

Tal vez algún día logre subir tan alto, buscando en su interior, que pueda hacer el mismo descubrimiento que nuestras amigas las hormigas.

Escrito por admin el 18 de Septiembre, 2013

Un padre tenía dos hijas. Una casó con un hortelano y la otra con un fabricante de ladrillos. Al cabo de un tiempo fue a visitar a la casada con el hortelano, y le preguntó sobre su situación. Ella dijo:

-Todo está de maravilla conmigo, pero sí tengo un deseo especial: que llueva todos los días con abundancia para que así las plantas tengan siempre suficiente agua.

Pocos días después visitó a su otra hija, también preguntándole sobre su estado. Y ella le dijo:

-No tengo quejas, solamente un deseo especial: que los días se mantengan secos, sin lluvia, con sol brillante, para que así los ladrillos sequen y endurezcan muy bien.

El padre meditó: si una desea lluvia, y la otra tiempo seco, ¿a cual de las dos le dedico mis deseos?

No trates nunca de complacer y quedar bien con todo el mundo. Te será imposible.

Escrito por admin el 17 de Septiembre, 2013

Un hombre tenía un caballo y un asno.

Un día que todos iban camino a la ciudad, el asno, sintiéndose cansado, le dijo al caballo:

- Ayúdame, por favor, toma una parte de mi carga si te interesa mi vida.

El caballo haciéndose el sordo no dijo nada y el asno cayó víctima de la fatiga, y murió allí mismo. Entonces el dueño echó toda la carga encima del caballo, incluso la piel del asno. Y el caballo, suspirando dijo:

- ¡Qué mala suerte tengo!

- ¡Por no haber querido cargar con un ligero fardo ahora tengo que cargar con todo, hasta con la piel del asno!

Cada vez que no tendemos la mano para ayudar al prójimo que honestamente nos lo pide, sin que lo notemos en ese momento, en realidad nos estamos perjudicando a nosotros mismos.

Escrito por admin el 16 de Septiembre, 2013

Ocurrió durante un mes de voluntariado en las vacaciones de verano. Cuando llegamos a Nairobi (Kenya) nos preguntábamos cómo nosotros, inexpertos universitarios, podríamos ayudar en aquella África sucia, polvorienta y calurosa. Quizá arreglando tejados…, pero no teníamos experiencia en construcción. Quizá pintando un colegio… pero no sabíamos de pintura. Lo que sí teníamos claro era nuestra intención de darnos totalmente a los demás. Sin embargo,  recibiríamos mucho más de lo que logramos dar: tuvimos la suerte de entrar en contacto con el Tercer Mundo, a través de un alojamiento para niños moribundos de las Hermanas de la Caridad en Nairobi.

Todos entramos en aquella casucha, un tugurio sin muebles, con poca luz. Contrastaban las hamacas llenas de niños enfermos y lloriqueando con los limpísimos trajes talares blancos y azules de las Hermanas de la Caridad, que rebosaban  alegría. Yo me quedé bloqueado, en mitad de la habitación. Nunca había visto nada así. Mis compañeros universitarios se esparcieron por las estancias, siguiendo a distintas monjas, que requerían su asistencia. Una hermana me preguntó en inglés:

- ¿Has venido a mirar o quieres ayudar?

Sorprendido por tan directa pregunta y en estado de sopor, balbucié:

- A ayudar…

- ¿Ves a ese niño de allí, el del fondo que llora?

Lloraba desconsoladamente, pero sin fuerza.

- Sí, ése (le dije señalándolo).

- Bien: tómalo con cuidado y tráelo. Lo bautizamos ayer.

Lo noté con una fiebre altísima. El niño tendría un par de años.

- Ahora tómalo y dale todo el amor que puedas…

- No entiendo… – me excusé

- Que le des todo el cariño de que seas capaz, a tu manera… -Y me dejó con el niño.

Le canté, lo besé, lo arrullé… dejó de llorar, me sonrió, se durmió…

Al cabo de un rato busqué llorando a la hermana:

-Hermana: no respira…

La monja certificó su muerte:

- Ha muerto en tus brazos… Y tú le has adelantado quince minutos con tu cariño el amor que Dios le va a dar por toda la eternidad.

Entonces entendí tantas cosas: el cielo, el amor de mis padres, el amor de Jesús, los detalles de afecto de mis amigos…: mi viaje a Kenya supuso un antes y un después en mi vida. Ahora sé que todos tenemos “kenyas” a nuestro alrededor para dar amor cada día.

Fuente Internet.

Escrito por admin el 13 de Septiembre, 2013

Yo tuve la mamá más mala del mundo. Mientras que los otros niños podían irse a la escuela sin desayunar, yo tenía que comer todo el cereal, el huevo y el pan tostado. Cuando los demás niños tomaban refrescos gaseosos y dulces para el almuerzo, yo tenía que conformarme con comer siempre comidas nutritivas.

Mi madre insistía en saber todo lo que hacíamos y donde estábamos, parecía que estábamos encarcelados; tenía que saber quiénes eran nuestros amigos. Insistía en que, si decíamos que íbamos a tardar una hora, de hecho tardáramos una hora y no dos.

Me da vergüenza admitirlo, pero hasta rompió la “Ley contra el trabajo de los niños menores”, e hizo que laváramos los trastos, tendiéramos nuestras camas, aprendiéramos nuestras tareas de la escuela y muchas cosas más; hasta creo que se quedaba despierta por la noche pensando en las cosas que podría obligarnos a hacer, tan sólo por molestarnos: Que lávate los dientes, cepíllate el cabello, respeta a los mayores, obedece…

Siempre insistía en que dijéramos la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Así, entre tanta crueldad, transcurrió mi infancia.

Para cuando llegamos a la adolescencia y fue más sabia, nuestras vidas se hicieron aún más miserables. Nadie podía tocar el claxon para que saliéramos corriendo, nos avergonzaba hasta el extremo de obligar a nuestros amigos a llegar hasta la puerta de la casa para preguntar por nosotros.

Pasaron los años y resulta que todos sus hijos somos felices. Hemos sabido superar las dificultades de la vida y desarrollar magníficas relaciones tanto en la familia como en la iglesia y en nuestros trabajos. ¿A quién debemos culpar de nuestra situación actual?

Tienen razón, a nuestra “Mala Madre”.

Verán lo que nos hemos perdido: Nada que valga la pena.

Hemos descubierto que nuestra “mala madre” es en realidad la mejor del mundo. Estamos tratando de educar a nuestros hijos como lo hizo nuestra madre. Estoy llena de orgullo cuando mis pequeñitos me dicen que soy “mala”. Sonrío recordando mis propios arrebatos de cólera y le doy gracias a Dios por haberme dado a la “Mamá más mala del mundo”.

Si su madre fue tan mala como la mía, ¿no cree que usted debería expresarle su mas profundo agradecimiento?

Autor desconocido.

Escrito por admin el 12 de Septiembre, 2013

En una de las salas de un colegio había varios niños. Uno de ellos preguntó:

—Maestra, ¿qué es el amor?

La maestra sintió que la criatura merecía una respuesta que estuviese a la altura de la pregunta inteligente que había formulado. Como ya estaban en hora de recreo, pidió a sus alumnos que dieran una vuelta por el patio de la escuela y trajesen lo que más despertase en ellos el sentimiento del amor.

Los chicos salieron apresurados y, cuando volvieron, la maestra les dijo:

—Quiero que cada uno muestre lo que trajo consigo.

El primer alumno respondió:

—Yo traje esta flor, ¿no es linda?

Cuando llegó su turno, el segundo alumno dijo:

—Yo traje esta mariposa. Vea el colorido de sus alas; la voy a colocar en mi colección.

El tercer alumno completó:

—Yo traje este pichón de pajarito que se cayó del nido, hermano: ¿no es gracioso?

Y así los chicos, uno a uno, fueron colocando lo que habían recogido en el patio.

Terminada la exposición, la maestra notó que una de las niñas no había traído nada, y que había permanecido quieta durante todo el tiempo. Se sentía avergonzada porque no había traído nada. La maestra se dirigió a ella y le preguntó:

—Muy bien, ¿y tú? ¿No has encontrado nada?

La criatura, tímidamente, respondió:

—Disculpe, maestra. Vi la flor y sentí su perfume; pensé en arrancarla pero preferí dejarla para que exhalase su aroma por más tiempo. Vi también la mariposa, suave, colorida, pero parecía tan feliz que no tuve el coraje de aprisionarla. Vi también el pichoncito caído entre las hojas, pero… al subir al árbol, noté la mirada triste de su madre y preferí devolverlo al nido.  Por lo tanto, maestra, traigo conmigo el perfume de la flor, la sensación de libertad de la mariposa y la gratitud que observé en los ojos de la madre del pajarito. ¿Cómo puedo mostrar lo que traje?

La maestra agradeció a la alumna y le dio la nota máxima, considerando que había sido la única que logró percibir que “sólo podemos traer el Amor en el corazón.”

Escrito por admin el 11 de Septiembre, 2013

Un grupo de vendedores fue a una convención de ventas. Todos le habían prometido a sus esposas que llegarían a tiempo para cenar el viernes por la noche.  Sin embargo, la convención terminó un poco tarde, y llegaron retrasados al aeropuerto. Entraron todos con sus boletos y portafolios, corriendo por los pasillos.  De repente, y sin quererlo, uno de los vendedores tropezó con una mesa que tenía una canasta de manzanas.  Las manzanas salieron volando por todas partes.  Sin detenerse, ni voltear para atrás, los vendedores siguieron corriendo, y apenas alcanzaron a subirse al avión.   Todos menos uno.

Este se detuvo, respiró hondo, y experimentó un sentimiento de compasión por la dueña del puesto de manzanas.   Le dijo a sus amigos que siguieran sin él y le pidió a uno de ellos que al llegar llamara a su esposa y le explicara que iba a llegar en un vuelo más tarde.   Luego se regresó a la terminal y se encontró con todas las manzanas tiradas por el suelo.  Su sorpresa fue enorme, al darse cuenta de que la dueña del puesto era una niña ciega.   La encontró llorando, con enormes lágrimas corriendo por sus mejillas.  Tanteaba el piso, tratando, en vano, de recoger las manzanas, mientras la multitud pasaba, vertiginosa, sin detenerse, sin importarle su desdicha.

El hombre se arrodilló con ella, juntó las manzanas, las metió a la canasta y le ayudó a montar el puesto nuevamente.  Mientras lo hacía, se dio cuenta de que muchas se habían golpeado y estaban magulladas.  Las tomó y las puso en otra canasta.  Cuando terminó, sacó su cartera y le dijo a la niña: “Toma, por favor, estos cien pesos por el daño que hicimos.  ¿Estás bien?”.  Ella, llorando, asintió con la cabeza.  El continuó diciéndole: “Espero no haber arruinado tu día”. Conforme el vendedor empezó a alejarse, la niña le gritó: “Señor…”  Él se detuvo y volteó a mirar esos ojos ciegos.  Ella continuó: “¿Es usted Jesús…?”

Él se paró en seco y dio varias vueltas, antes de dirigirse a abordar otro vuelo, con esa pregunta quemándole y vibrando en su alma: “¿Es usted Jesús?”

… Y a ti, ¿la gente te confunde con Jesús?  Porque ese es nuestro destino, ¿no es así?  Parecernos tanto a Jesús que la gente no pueda distinguir la diferencia.  Parecernos tanto a Jesús, conforme vivimos en un mundo que está ciego a Su Amor, Su Vida y Su Gracia.  Si decimos que conocemos a Jesús, deberíamos vivir y actuar como lo haría Él.  Conocerlo es mucho más que citar los Evangelios e ir a la Iglesia.  Es, en realidad, vivir Su palabra cada día.

Escrito por admin el 10 de Septiembre, 2013

Una vez un miembro de la tribu se presento furioso ante su jefe para informarle que estaba decidido a tomar venganza de un persona que lo había ofendido gravemente.

¡Quería ir inmediatamente y matarlo sin piedad!

El jefe lo escucho atentamente y luego le propuso que fuera a hacer lo que tenia pensado, pero antes de hacerlo llenara su pipa de tabaco y la fumara con calma al pie del árbol sagrado del pueblo.

El hombre cargó su pipa y fue a sentarse bajo la copa del gran árbol.

Tardo una hora en terminar la pipa. Luego sacudió las cenizas y decidió volver a hablar con el jefe para decirle que lo había pensado mejor, que era excesivo matar a su enemigo pero que si le daría una paliza memorable para que nunca se olvidara de la ofensa.

Nuevamente el anciano lo escucho y aprobó su decisión, pero le ordeno que ya que había cambiado de parecer, llenara otra vez la pipa y fuera a fumarla al mismo lugar.

También esta vez el hombre cumplió su encargo y gasto media hora meditando.

Después regreso a donde estaba el cacique y le dijo que consideraba excesivo castigar físicamente a su enemigo, pero que iría a echarle en cara su mala acción y le haría pasar vergüenza delante de todos.

Como siempre, fue escuchado con bondad pero el anciano volvió a ordenarle que repitiera su meditación como lo había hecho las veces anteriores.

El hombre medio molesto pero ya mucho mas sereno se dirigió al árbol centenario y allí sentado fue convirtiendo en humo, su tabaco y su bronca.

Cuando termino, volvió al jefe y le dijo: “Pensándolo mejor veo que la cosa no es para tanto.”

Iré donde me espera mi agresor para darle un abrazo. Así recuperare un amigo que seguramente se arrepentirá de lo que ha hecho”.

El jefe le regalo dos cargas de tabaco para que fueran a fumar juntos al pie del árbol, diciéndole:

“Eso es precisamente lo que tenia que pedirte, pero no podía decírtelo yo; era necesario darte tiempo para que lo descubrieras por ti mismo”.

Escrito por admin el 8 de Septiembre, 2013

Una mujer salió de su casa y vio a tres viejitos de largas barbas sentados frente a su jardín. Nunca los había visto:

-¿Necesitan algo?, ¡parecen tener hambre! Por favor entren en casa y les prepararé algo para comer.

Ellos preguntaron: ¿Está el hombre de la casa?

-No, respondió ella, no está.

-Entonces no podemos entrar, contestaron.

Al atardecer, cuando llegó el esposo, ella le contó lo sucedido.

-¡Entonces, diles que entren!

La mujer salió a invitar a los hombres a entrar a la casa.

-No podemos entrar los tres juntos.

-¿Por qué?

Uno de los hombres apuntó hacia uno de ellos y explicó: Éste se llama Riqueza, él Éxito y yo soy Amor.

Ahora ve con tu familia y decide a cuál de nosotros tres, desean invitar a su casa. La mujer entró y le contó a su marido, lo que ellos le dijeron. El hombre se alegró: ¡Fantástico! Sal corriendo y dile a Riqueza que entre y llene nuestra casa de dinero.

Pero la esposa no estuvo de acuerdo: Querido, ¿por qué no invitamos a Éxito? Triunfaríamos el resto de nuestras vidas.

La hija del matrimonio interrumpió diciendo: ¿Por que no invitamos a Amor? Nuestro hogar entonces estaría lleno de ternura y nos amaríamos mucho más.

Sin dudar el padre, le pidió a la esposa que fuera a invitar a Amor, para que fuera el huésped de honor.

La esposa salió y preguntó: ¿Cuál de ustedes es Amor? Hemos decidido que sea nuestro invitado.

Amor se puso en pie y comenzó a caminar hacia la casa, los otros dos también se levantaron y le siguieron.

Sorprendida, la mujer les pregunto a Riqueza y Éxito ¿y ustedes por qué vienen? ¿No me dijeron que sólo podía invitar a uno de ustedes?

Los viejitos respondieron juntos: Si hubieras invitado a Riqueza o Éxito, los otros dos nos hubiéramos quedado afuera, pero como decidieron invitar a Amor, donde sea que él vaya, nosotros vamos con él.

Donde quiera que haya Amor, ahí también habrá Riqueza y Éxito.

La auténtica fuente de riquezas, no son las cosas materiales, es la mente humana, el espíritu humano, la imaginación humana, nuestra fe en el futuro y, el Amor a uno mismo y, hacia todos y todo.

Escrito por admin el 3 de Septiembre, 2013

En la selva vivían tres leones. Un día el mono, el representante electo por los animales, convocó a una reunión para pedirles una toma de decisión. Todos nosotros sabemos que el león es el rey de los animales, pero para una gran duda en la selva: existen tres leones y los tres son muy fuertes. ¿A cuál de ellos debemos rendir obediencia? ¿Cuál de ellos deberá ser nuestro Rey?

Los leones supieron de la reunión y comentaron entre si:

Es verdad, la preocupación de los animales tiene mucho sentido. Una selva no puede tener tres reyes. Luchar entre nosotros no queremos ya que somos muy amigos… Necesitamos saber cual será el elegido, pero, ¿Cómo descubrirlo?. Leer el resto de esta entrada »

Escrito por admin el 24 de Julio, 2013

El bosque sería muy triste si sólo cantaran los pájaros que mejor lo hacen. Rabindranath Tagore.

Escrito por admin el 10 de Julio, 2013

Cuando servía de consejero y maestro espiritual, estuve visitando dos veces por semana a una mujer invadida por el cáncer. Tenía cuarenta y tantos años y era maestra de escuela. Los médicos le habían pronosticado apenas unos cuantos meses de vida. Algunas veces pronunciábamos unas pocas palabras durante esas visitas, pero la mayoría de las veces nos sentábamos en silencio. Fue así como comenzó a tener los primeros destellos de su quietud interior, la cual no había aprendido a conocer durante sus años agitados como educadora.

Sin embargo, un día la encontré desesperada y enojada. “¿Qué pasó?” le pregunté. No encontraba su anillo de diamante, el cual tenía un valor monetario y sentimental muy grande, y me dijo que estaba segura de que lo había robado la mujer que iba a cuidarla durante unas horas todos los días. Leer el resto de esta entrada »

Escrito por admin el 4 de Julio, 2013

Un cachorrito de perro, perdido en la selva, vio un tigre que vino hacia él. Necesitaba urgentemente una idea que le salvase del tigre. Entonces vio unos huesos en el suelo y comenzó a morderlos.

Cuando el tigre estaba a punto de atacarle, el cachorro dijo en alto:

- ¡Ah, este tigre que acabo de comer estaba delicioso!

El tigre, entonces, paró bruscamente y, muerto de miedo, dio media vuelta y huyó aterrado mientras pensaba para sí:

- ¡Menudo cachorro feroz!
- ¡Por poco me come a mi también!

Un mono que había visto todo, fue detrás del tigre y le contó cómo había sido engañado por el cachorro. El tigre se puso furioso y dijo:

- ¡Maldito cachorro!
- ¡Ahora me lo va a pagar!

El cachorro que vio como volvía el tigre con el mono sentado encima, pensó:

- ¡Ah, mono traidor! ¿Y que hago ahora?

Volvió a pensar y se le ocurrió una nueva idea: se puso de espaldas al tigre y cuando este llegó y estaba preparado para darle el primer zarpazo, el cachorro dijo en voz alta:

- ¡Será perezoso el mono!
- ¡Hace una hora que le mandé para que me trajese otro tigre y todavía no ha vuelto!

No pierdas nunca la esperanza, con la imaginación es posible salir de casi todos las situaciones problemáticas.

Escrito por admin el 21 de Junio, 2013

Soy consciente de ser la antítesis de una buena “bloguera”. Me asomo a la pantalla sólo cuando me apetece realmente, cuando siento la necesidad de echar algo fuera de mí, porque me preocupa, me ilusiona o me parece simplemente un bello pensamiento sin otro objeto que el de compartirlo.

Casi todos los días pienso en la vida, en las pequeñas y grandes cosas que pasan cerca o lejos de mi mundo, pero casi siempre llega la noche y las he guardado para mí en el cajón de los sentimientos vivos pero mudos. Tengo mucho respeto por la palabra, si cabe más ahora, cuando me parece que todos vivimos tanto de ella y tan poco de los hechos. Por eso, tal vez soy tan tacaña con las mías.

Llevo días observando cómo vienen ideas a mí cabeza y se van sin dejar apenas huella, atenta a ver si alguna se queda el tiempo necesario para arraigar en mi alma y sacarla de allí por esa necesidad sentida de compartirla. Y si hay algo que está ahí, que no es volátil y caprichoso como los pensamientos, que está pidiendo a gritos el lugar que se merece en la vida de todos y al que le damos sistemáticamente la espalda, es el amor. Leer el resto de esta entrada »

Escrito por admin el 20 de Junio, 2013

Es admirable la capacidad que tienen quienes portan síndrome de Down de agradecer aquello que tienen. Lo más sencillo, lo más normal, es para ellos fuente de alegría y saben dar gracias, con su actitud y con su sonrisa, por todo lo cotidiano, aquello que los demás ni valoramos ni vemos.

Un mecanismo automático de nuestro cerebro nos lleva a querer siempre lo que no tenemos. Es lógico, lo que ya tengo no lo puedo querer, porque ya lo poseo. Nuestra mente insaciable busca siempre nuevas metas, nuevos logros, nuevos objetivos, nuevas conquistas, nuevas adquisiciones y olvida aquello de lo que ya disfruta, dejando de saborearlo. El secreto de la felicidad está en saber agradecer lo que poseemos, que es mucho y muy valioso.

La felicidad consiste en querer lo que se tiene, no en tener lo que se quiere. Contentarse con lo que uno es y con lo que uno tiene es sinónimo de satisfacción vital. Y quien acepta y asimila esta máxima, nunca necesitará nada ni se sentirá insatisfecho. La gente es infeliz porque no sabe que es feliz, porque no sabe agradecer lo que le han dado.

Quienes portan síndrome de Down nos enseñan capacidad de sorpresa ante el milagro de lo cotidiano, en un mundo en el que solamente lo excepcional llama la atención y en el que son precisos hechos extravagantes o catastróficos para que alguien se detenga a contemplarlos.

Nos enseñan paciencia en un mundo que rinde pleitesía a la velocidad. Nos enseñan constancia en un mundo que premia la superficialidad y la tarea rápida. Nos enseñan tranquilidad en un mundo prisionero del reloj. Nos enseñan amor desinteresado en un mundo de intereses. Nos enseñan a vivir el ahora en un mundo preso del ayer y del mañana. Nos enseñan amor por la vida en un mundo violento y agresivo. Nos enseñan entusiasmo por lo natural en un mundo en el que todos están de vuelta de todo y se lo saben todo. Nos enseñan a estar pendientes de los sentimientos de los demás en un mundo en el que cada uno va a lo suyo. Nos enseñan a valorar los pequeños logros en un mundo en el que solamente unos pocos, los mejores, los número uno, son valorados y admirados.

Nos enseñan a agradecer, en un mundo permanentemente insatisfecho.

Emilio Ruiz Rodríguez. http://ccs.org.es/

Escrito por admin el 17 de Junio, 2013

Hu-Song, filosofo de Oriente, contó a sus discípulos la siguiente historia:

- “Varios hombres habían quedado encerrados por error en una oscura caverna donde no podían ver casi nada. Pasó algún tiempo, y uno de ellos logró encender una pequeña tea. Pero la luz que daba era tan escasa que aún así no se podía ver nada. Al hombre, sin embargo, se le ocurrió que con su luz podía ayudar a que cada uno de los demás prendieran su propia tea y así, compartiendo la llama con todos, la caverna se iluminó”.

Uno de los discípulos pregunto a Hu-Song:

- “¿Qué nos enseña, maestro, este relato?”

Y Hu-Song contestó:

- “Nos enseña que nuestra Luz sigue siendo oscuridad si no la compartimos con el prójimo. Y también nos dice que el Compartir nuestra Luz no la desvanece, sino que por el contrario, la hace crecer.”

Escrito por admin el 11 de Junio, 2013

Al oír hablar sobre Diógenes, Alejandro Magno quiso conocerlo. Así que un día en que el filósofo estaba acostado tomando el sol, Alejandro se paró ante él.

Diógenes se percató también de la presencia de aquel joven espléndido. Levantó la mano como comprobando que, efectivamente, el sol ya no se proyectaba sobre su cuerpo. Apartó la mano que se encontraba entre su rostro y el del extraño y se quedó mirándolo.

El joven se dio cuenta de que era su turno de hablar y pronunció:

- “Mi nombre es Alejandro El Grande”. Pronunció esto último poniendo cierto énfasis enaltecedor que parecía más bien aprendido.

- “Yo soy Diógenes el perro”

Hay quienes dicen que retó a Alejandro Magno con esta frase, pero es cierto también que en Corinto era conocido como Diógenes el perro. Alejandro Magno era conocido en la polis así como en toda la Magna Grecia.

A Diógenes no parecía importarle quien era, o quizá no lo sabía.

El emperador recuperó el turno:

- “He oído de ti Diógenes, de quienes te llaman perro y de quienes te llaman sabio. Me place que sepas que me encuentro entre los últimos y, aunque no comprenda del todo tu actitud hacia la vida, tu rechazo del hombre virtuoso, del hombre político, tengo que confesar que tu discurso me fascina”.

Diógenes parecía no poner atención en lo que su interlocutor le comunicaba. Más bien comenzaba a mostrarse inquieto. Sus manos buscaban el sol que se colaba por el contorno de la figura de Alejandro Magno y cuando su mano entraba en contacto con el cálido fluir, se quedaba mirándola encantado.

- “Quería demostrarte mi admiración”, dijo el emperador. Y continuó: “Pídeme lo que tú quieras. Puedo darte cualquier cosa que desees, incluso aquellas que los hombre más ricos de Atenas no se atreverían ni a soñar”.

- “Por supuesto. No seré yo quien te impida demostrar tu afecto hacia mí. Querría pedirte que te apartes del sol. Que sus rayos me toquen es, ahora mismo, mi más grande deseo. No tengo ninguna otra necesidad y también es cierto que solo tú puedes darme esa satisfacción”

Mas tarde Alejandro comentó a sus generales: “Si no fuera Alejandro, me hubiera gustado ser Diógenes.”

Escrito por admin el 3 de Junio, 2013

¿Con qué frecuencia permito que las tonterías de otras personas cambien mi estado de ánimo?

¿Permito que otro conductor me haga enojar cuando voy conduciendo, o un camarero grosero, un jefe cortante o un empleado insensible arruinen mi día?

A menos que sea consciente en ese momento,  por un instante estoy algo molesto. Sin embargo, lo que distingue a una persona equilibrada es lo rápido que puede enfocarse, de nuevo, en lo que realmente es importante. Leer el resto de esta entrada »

Escrito por admin el 2 de Junio, 2013

Vengo a ti con nada en las manos, dijo el discípulo. Entonces suéltalo enseguida, dijo el maestro. Pero cómo voy a soltar la nada, respondió el alumno. Entonces, llévatela contigo, respondió el maestro. Budismo Zen.

Escrito por admin el 28 de Mayo, 2013

Erase una vez  una mariposa blanca,  que iba a emprender su primer vuelo, así pues, estaba emocionada y feliz, a la vez que nerviosa por no saber que le depararía esta aventura volátil.

Agitó sus alas y echo a volar, emprendiendo así su odisea. Tras unas cuantas aletadas, una ráfaga de viento la hizo perder altura y caer al suelo.

- snif, snif… nadie me ha enseñado a volar. -Lloraba desconsolada la pobre mariposa.

Una oruga que pasaba por allí, al verla llorar se interesó por la causa de sus lagrimas.

- Que te pasa mariposita, por que lloras?.

- Porque en mi primer vuelo, el viento me ha echo perder altura y dar con mis alas en tierra, nadie me advirtió de los peligros, no volveré a volar, snifsnif…

- No importa cuantas veces te caigas, tienes alas, así que vuelve a agitarlas y sigue disfrutando del vuelo. Anda, súbete en mi y te llevaré hasta esa rama, donde podrás relanzar tu vuelo. Leer el resto de esta entrada »

Escrito por admin el 27 de Mayo, 2013

Lynell Waterman cuenta la historia del herrero que, después de una juventud llena de excesos, decidió entregar su alma a Dios.  Durante muchos años trabajando ahincadamente, practicaba la caridad, pero, a pesar de todas su dedicaciones nada perecía andar bien en su vida, muy por el contrario, sus problemas y sus deudas se acumulaban día a día.  Una hermosa tarde un amigo que lo visitaba, y que sintió compasión por su situación, le comentó:

—Realmente es muy extraordinario que justamente después de haber decidido volverte un hombre temeroso de Dios, tu vida haya comenzado a empeorar. No deseo debilitar tu fe, pero a pesar de tus creencias en el mundo espiritual, nada ha mejorado. Leer el resto de esta entrada »

Escrito por admin el 24 de Mayo, 2013

“El mundo tiene muchos matices, pero hay dos actitudes básicas ante la realidad: la de los percebes, amarrados a la roca, conservadores, temerosos y dóciles. O la contraria, la de los salmones, valientes, inquietos, inconformistas”.

En su nuevo libro, la periodista hace un repaso de los últimos años españoles, denuncia los actuales recortes en los terrenos salariales y sociales y propone darles respuestas

En las redacciones y las escuelas de periodismo se ha predicado en las últimas décadas que la equidistancia, presentada como “objetividad”, es una gran virtud del oficio. Es un sofisma que obedece a los intereses de aquellos que no desean una prensa crítica con los poderosos y sus desafueros.

Para empezar, el periodista no es una máquina, no es una grabadora o una cámara sin cerebro ni corazón, sino un ciudadano con ideas y sentimientos propios. Por supuesto, los hechos que presenta al público deben ser ciertos y deben de haber sido verificados: ésta es la esencia del oficio. Pero esto no es en absoluto incompatible con el derecho, y hasta el deber, del periodista de adoptar un punto de vista y hacerlo explícito. Leer el resto de esta entrada »

Escrito por admin el 18 de Mayo, 2013

Tras publicar “Religión para ateos“ el año pasado, Alain de Botton recibió ataques de todos los lados. Los creyentes le acusaban de despreciar las tradiciones religiosas. A los ateos no les gustó que defendiese que las religiones también encierran valores que merece la pena conservar.

El escritor suizo respondió a sus críticos planteando una pregunta: ¿cómo serían los 10 mandamientos si pudiésemos reescribirlos? ¿Cuales son las 10 virtudes más importantes para un ser humano? Aquí está su lista:

1.- Resiliencia: Seguir adelante cuando sólo vemos oscuridad en nuestro futuro. Aceptar que las decepciones y los reveses forman parte de cualquier vida humana. No asustar a otras personas con nuestros miedos. Leer el resto de esta entrada »

Escrito por admin el 13 de Mayo, 2013

Si le preguntas a niños lo que quiere ser de adulto, la mayoría coinciden en su respuesta: futbolista.

La profesión de futbolista es una de las más deseadas en la sociedad por las campañas publicitarias, los contratos millonarios, las casas, los coches y todo el dinero que ganan por hacer lo que les apasiona, jugar al fútbol.

Pero la realidad no es tan sencilla. Muchos se han quedado por el camino. Incluso algunos de los mejores futbolistas del panorama actual estuvieron a punto de hacerlo. Este es el caso de Cristiano Ronaldo, el portugués realizó unas declaraciones en las que mencionaba a un antiguo compañero en la época de juveniles. ”Tengo que agradecer a mi amigo Albert Frantau por todo mi éxito”, decía el astro portugués. Leer el resto de esta entrada »

Escrito por admin el 10 de Mayo, 2013

Numerosas ciudades han puesto fin a la cultura del coche y del chalé adosado y han hecho del ecologismo su religión.

Hay un lugar en Estados Unidos donde cerró un McDonalds por falta de negocio. Un lugar que ha puesto en marcha su propia moneda local (las horas), con una bucólica ecoaldea camuflada en un vergel de bosques y lagos, con un fastuoso mercado de granjeros que todos los fines de semana atrae a cientos de turistas, con 30.000 vecinos volcados en cuerpo y alma en todo tipo de asociaciones y cooperativas.

Ese lugar se llama Ithaca, queda a cuatro horas de Nueva York y es la punta de lanza del cambio de mentalidad que se está gestando en el corazón del imperio. Piensa globalmente, actúa localmente. Leer el resto de esta entrada »

Escrito por admin el 8 de Mayo, 2013

La diferencia fundamental entre un hombre dormido y uno despierto, es que el despierto lo toma todo como una oportunidad de aprendizaje; mientras que el dormido lo toma todo como una bendición o una maldición. Gurdjieff

Escrito por admin el 6 de Mayo, 2013

Una maestra de Jardín de Infancia estaba observando a los niños de su clase mientras dibujaban. Ocasionalmente se paseaba por el salón para ver los trabajos de cada niño. Cuando llegó a donde una niñita trabajaba diligentemente, le preguntó qué estaba dibujando.

La niña contestó: Estoy dibujando a Dios.

La maestra se detuvo y dijo:
 Pero nadie sabe cómo es Dios.

Sin pestañear, y sin levantar la vista de su dibujo, la niña contestó:
 Lo sabrán dentro de un minuto.

Escrito por admin el 5 de Mayo, 2013

Un día las hormigas, pueblo progresista, inventaron el vegetal artificial. Es una papilla fría y con sabor a hojalata.
 Pero al menos las releva de la necesidad de salir fuera de los hormigueros en busca de vegetales naturales. Así se salvan del fuego, del veneno, de las nubes insecticidas.

Como el número de las hormigas es una cifra que tiende constantemente a crecer, al cabo de un tiempo hay tantas hormigas bajo tierra que es preciso ampliar los hormigueros. Las galerías se expanden, se entrecruzan, terminan por confundirse en un solo Gran Hormiguero bajo la dirección de una sola Gran Hormiga.

Por las dudas, las salidas al exterior son tapiadas a cal y canto. Se suceden las generaciones. Como nunca han franqueado los límites del Gran Hormiguero, incurren en el error de lógica de identificarlo con el Gran Universo.

En una ocasión, una hormiga se extravía por unos corredores en ruinas, distingue una luz lejana, unos destellos, se aproxima y descubre una boca de salida cuya tapadera se ha desmoronado. Con el corazón palpitante, la hormiga sale a la superficie de la tierra. Ve una mañana. Ve un jardín. Ve tallos, hojas, yemas, brotes, pétalos, estambres, rocío. Ve una rosa amarilla. Todos sus instintos despiertan bruscamente. Se abalanza sobre las plantas y empieza a talar, a cortar y a comer. Se da un atracón. Después, relamiéndose, decide volver al Gran Hormiguero con la noticia.

Busca a sus hermanas, trata de explicarles lo que ha visto, grita: “Arriba… luz… jardín… hojas… verde… flores…”

Las demás hormigas no comprenden una sola palabra de aquel lenguaje delirante, creen que la hormiga ha enloquecido, que es un peligro público el que difunda tales disparates, la detienen, juzgan, condenan y, la aíslan para siempre.

Escrito por admin el 3 de Mayo, 2013

En la India, había una familia muy pobre que carecía de todo y pasaban muchas necesidades, mientras que a su vecino no le faltaba de nada y vivía en una casa magnífica rodeada de un esplendoroso jardín. La mujer del hombre pobre era bastante envidiosa y se preguntaba de dónde habría sacado los bienes su vecino, así que decidió espiarle y un día vio que el vecino daba tres palmadas y al instante aparecía un genio que llevaba una enorme espada en la cintura; el vecino le dio todo tipo de órdenes sobre el mantenimiento, limpieza y abastecimiento de la casa y el genio las cumplió de inmediato. La mujer volvió corriendo donde estaba su marido y le contó lo que había visto. “Tienes que pedirle que nos preste el genio, así tendremos de todo como él y dejaremos de pasar penalidades”, le dijo entusiasmada. Leer el resto de esta entrada »

Escrito por admin el 30 de Abril, 2013

Esta es mi percepción, Si eres infeliz, encontrarás a alguien que es infeliz.

La gente infeliz se siente atraída por la gente infeliz. Y está bien, es natural. Está bien que la gente infeliz no se sienta atraída por la gente feliz; de lo contrario, destruiría su felicidad. Está perfectamente bien. Sólo la gente feliz se siente atraída por la gente feliz.

Sólo una persona amorosa – alguien que ya es amoroso – es capaz de encontrar la pareja adecuada. Leer el resto de esta entrada »

Escrito por admin el 29 de Abril, 2013

Tenía mi hermano 4 años cuando un día, jugando a dar vueltas a un poste metálico, en la planta baja del edificio de mis abuelos,  se mareó y se dio un golpe contra el poste haciéndose un chichón en la cabeza.

Mi abuelo que estaba a unos metros corrió a abrazarlo y mientras lo levantaba del suelo le decía a mi hermanito: “Pobrecito, malo el poste que te pegó, tas tas tas al poste por malo” repetía mientras le daba golpes al poste animando a mi hermano a que le imitara.

Yo a mis 12 años intentaba entender la teoría de la mala intencionalidad de los objetos pero no podía y se me ocurrió decirle a mi abuelo: “La culpa es suya que es un torpe y no mira por donde anda”, mi abuelo fijó en mi una de esas miradas que invitan a que te calles mientras repetía “Noooo la culpa es del poste que es malo” y seguía azotándolo sin piedad. Leer el resto de esta entrada »

Escrito por admin el 28 de Abril, 2013

Esta es la historia de un muchachito que tenia muy mal carácter.

Su padre le dio una bolsa de clavos y le dijo que cada vez que perdiera la paciencia, debería clavar un clavo detrás de la puerta.

El primer día, el muchacho clavo 37 clavos detrás de la puerta. Las semanas que siguieron, a medida que el aprendía a controlar su genio, clavaba cada vez menos clavos detrás de la puerta.
 Descubrió que era más fácil controlar su genio que clavar clavos detrás de
la puerta. Llego el día en que pudo controlar su carácter durante todo el día.

Después de informar a su padre, este le sugirió que retirara un clavo cada día que lograra controlar su carácter.
 Los días pasaron y el joven pudo finalmente anunciar a su padre que no quedaban mas clavos para retirar de la puerta.

Su padre lo cogió de la mano y lo llevo hasta la puerta. Le dijo: “has trabajado duro, hijo mío, pero mira todos esos agujeros en la puerta. Nunca mas será la misma.

Cada vez que pierdes la paciencia, dejas cicatrices exactamente como las que aquí ves.” Puedes insultar a alguien y retirar lo dicho, pero dependiendo del modo como se lo digas le harás daño, y la cicatriz perdurará para siempre.

Una ofensa verbal es tan dañina como una ofensa física.

Escrito por admin el 26 de Abril, 2013

Cuenta una antigua leyenda, que en la Edad Media un hombre muy virtuoso fue injustamente acusado de haber cometido un delito muy grave. En realidad el verdadero autor era una persona muy influyente del reino y por eso desde el primer momento se procuro un chivo expiatorio para encubrir al culpable.

El hombre fue llevado a juicio ya conociendo que tendría escasas o nulas oportunidades de escapar al terrible veredicto…
¡¡¡ la horca !!!

El Juez, también complotado, cuidó no obstante de dar todo el aspecto de un juicio justo por ello dijo al acusado:

“Conociendo tu fama de hombre justo y devoto del Señor, vamos a dejar en manos de Él tu destino; vamos a escribir en dos papeles separados las palabras culpable e inocente; Tú escogerás y será la mano de Dios la que decida tu destino”.

Por supuesto, el mal funcionario había preparado dos papeles con la misma leyenda “CULPABLE” y la pobre víctima aun sin conocer los detalles se daba cuenta que el sistema propuesto era una trampa. No había escapatoria.

El Juez invitó al hombre a tomar uno de los papeles doblados. Este respiro profundamente, quedo en silencio unos cuantos segundos con los ojos cerrados, y cuando la sala comenzaba ya a impacientarse, abrió los ojos y con una extraña sonrisa tomo uno de los papeles y llevándolo a su boca lo engullo rápidamente.

Sorprendidos e indignados los presentes le reprocharon airadamente: “¿Pero que hizo?, ¿Y ahora?, ¿Cómo vamos a saber el veredicto?”
-”Es muy sencillo -respondió el hombre-, es cuestión de leer el papel que queda y sabremos lo que decía el que me he tragado”.

Con rezongos y bronca mal disimulada, debieron liberar al acusado y jamás volvieron a molestarlo.
 Moraleja:

SE CREATIVO; CUANDO TODO PAREZCA PERDIDO, USA LA IMAGINACIÓN.

Recordad, “En los momentos de crisis solo la imaginación es más importante que el conocimiento.”  (Albert Einstein)

Escrito por admin el 23 de Abril, 2013

Entramos en un pequeño café, pedimos y nos sentamos en una mesa.

Luego entran dos personas.:

- Cinco cafés. Dos son para nosotros y tres “pendientes”.

Pagan los cinco cafés, beben sus dos cafés y se van. Pregunto:

- ¿Qué son esos “cafés pendientes”?

Me dicen:

- Espera y verás.

Luego vienen otras personas. Dos chicas piden dos cafés, pagan normalmente.

Después de un tiempo, vienen tres abogados y piden siete cafés:

- Tres son para nosotros, y cuatro “pendientes”.

Pagan por siete, se toman los tres y se marchan. Después un joven pide dos cafés, bebe sólo uno, pero paga los dos. Estamos sentados, hablamos y miramos a través de la puerta abierta la plaza iluminada por el sol delante de la cafetería.

De repente, en la puerta aparece un hombre vestido muy pobre y pregunta en voz baja:

- ¿Tienen algún “café pendiente”?

Este tipo de caridad, por primera vez apareció en Nápoles. La gente paga anticipadamente el café a alguien que no puede permitirse el lujo de una taza de café caliente. Allí dejaban en los establecimientos de esta manera no sólo el café, sino también comida. Esa costumbre ya ha salido de las fronteras de Italia y se ha extendido a muchas ciudades de todo el mundo.

¿Y tú? ¿Te quedas mirando o dejas un café pendiente?

Quién dice un café, dice algo dulce o salado para acompañar, un bocadillo, un menú… algo que caliente o llene el estomago vacío del hombre acostado en el cajero, el tumbado en el banco, o ese vecino nuestro que se ha quedado en la calle sin nada…

http://autoterapia44.blogspot.com.es/2013/04/el-cafe-pendiente.html

Escrito por admin el 22 de Abril, 2013

Domingo 28/04/2012 – 11:00 a 14:00

En el Parque del Alamillo de Sevilla (Frente al Cortijo)

“Trae lo que quieras (o nada) y llévate lo que quieras (o nada)”

La Gratiferia es una feria donde todo es gratis. No se trata de un intercambio porque no hay dinero de por medio, ni de trueque, porque no tiene porqué darse el sentido de reciprocidad. Es una bella forma de practicar la Vida Sencilla, ofreciendo a los demás con Amor nuestros servicios personales y nuestros bienes que ya no necesitamos, pudiendo además llevarnos de allí aquello que de verdad nos haga falta. Es una buena práctica de consumo razonable acorde con nuestras necesidades, poniendo en valor las ventajas socioeconómicas y ambientales que supone vivir mejor con menos. La Gratiferia es una nueva forma de relacionarse a través de la cooperación, la solidaridad y el Amor Incondicional, minimizando el impacto del dinero y la especulación, y preconizando un mundo mejor y más justo.

Enlaces recomendados:

“I Gratiferia de Sevilla”

http://www.youtube.com/watch?v=4B8Pm6WrSYI

“Gratiferia – La Economía de la Nueva Era”

http://www.youtube.com/watch?v=jXUBKSTbwR0

PRINCIPIOS DE FUNCIONAMIENTO:

1)        Revisa tus pertenencias y valora qué es lo que ya no te hace falta.

2)        Ofrece tus habilidades y tu tiempo a quienes lo necesiten.

3)        Repasa tus necesidades (materiales o no) y haz una lista. Quizás las puedas cubrir en la Gratiferia.

4)        Lleva únicamente los bienes que puedas transportar. Los más pesados y los servicios personales, ofrécelos a través de una cartulina grande y/o fotografía con tus datos de contacto.

5)        Al final de la Gratiferia, retira todos los bienes sobrantes que hayas traído.

Todas las cosas que traigas para regalar deposítalas juntas en un mismo lugar dentro del espacio habilitado al efecto. Colócalas libremente donde te apetezca de manera que queden ordenadas y visibles.

Paralelamente habrá una mesa de información, una sección de “abrazos gratis”, otra de “sanación gratis” y un espacio reservado para actuaciones en directo: cuentacuentos, meditación guiada, danza, música …

ORGANIZA: Taller de Vida Sencilla del Círculo Sierpes.

COLABORAN: Asociación Cultural Hinneni, Círculo Sierpes de Sevilla, Red Consciencial de Andalucía y Red Decrecimiento Sevilla.

Escrito por admin el 21 de Abril, 2013

1. Levántate con el sol para orar. Ora sola(o). Ora frecuentemente. El Gran Espíritu oirá, ciertamente, si le hablas.

2. Sé tolerante con aquéllos que han perdido el camino. La ignorancia, la presunción, la ira, los celos y la avaricia (codicia), provienen de un alma perdida. Ora para que ellos encuentren guía.

3. Búscate a ti mismo, por tus propios medios. No permitas que otros hagan tu camino por ti. Es tu senda, y sólo tuya. Otros pueden caminar contigo, pero nadie puede hacer tu camino (o caminar tu senda) por ti.

4. Trata a los huéspedes en tu casa con mucha consideración. Sírveles la mejor comida, dales la mejor cama y trátalos con respeto y honor.

5. No tomes lo que no es tuyo, sea de una persona, una comunidad, de la selva o de una cultura. No fue dado ni ganado. No es tuyo.

6. Respeta todas las cosas que están sobre esta tierra, sean personas o plantas.

7. Honra los pensamientos, deseos y palabras de todas las personas. Nunca los irrumpas, ni te burles de ellos, ni los imites de manera grosera. Permite a cada persona el derecho a su expresión personal.

8. Nunca hables de los demás de mala manera. La energía negativa que pones en el universo se multiplicará cuando retorne a ti.

9. Todas las personas cometen errores. Y todos los errores pueden ser perdonados.

10. Malos pensamientos causan enfermedad a la mente, al cuerpo y al espíritu. Practica el optimismo.

11. La naturaleza no es PARA nosotros. Es PARTE de nosotros. Ella es parte de tu familia del mundo.

12. Los niños son las semillas de nuestro futuro. Siembra amor en sus corazones y riégalos con sabiduría y lecciones de vida. Cuando crezcan, dales espacio para crecer.

13. Evita herir los corazones de los demás. El veneno de tu sufrimiento retornará a ti.

14. Sé verdadero (veraz) todo el tiempo. La honestidad es la prueba de la voluntad de uno en este universo.

15. Consérvate balanceado. Tu persona Mental, tu persona Espiritual, tu persona Emocional, y tu persona Física: todas tienen la necesidad de ser fuerte, puras y saludables. Ejercita al cuerpo para fortalecer la mente. Crece mucho espiritualmente para curar enfermedades emocionales.

16. Haz decisiones conscientes acerca de quién serás y acerca de cómo reaccionarás. Sé responsable por tus propios actos.

17. Respeta la privacidad y el espacio personal de los demás. No toques la propiedad personal de los demás, especialmente los objetos sagrados y los objetos religiosos. Esto está prohibido.

18. Sé verdadero ante ti mismo primero que todo. No puedes nutrir y ayudar a otros si no puedes nutrirte y ayudarte a ti mismo primero.

19. Respeta las creencias religiosas de los demás. No impongas en los demás tus propias creencias.

20. Comparte tu buena fortuna con los demás. Participa en la caridad.

Escrito por admin el 12 de Abril, 2013

Ama y haz lo que quieras. Si callas, callarás con Amor; si gritas, gritarás con Amor; si corriges, corregirás con Amor; si perdonas, perdonarás con Amor. Si tienes el Amor arraigado en ti, ninguna otra cosa sino Amor serán tus frutos.  Agustín de Hipona.

Escrito por admin el 11 de Abril, 2013

Una persona posee solamente aquellas cosas que no pueden ser perdidas ni siquiera en un naufragio. Dicho Sufí.

Escrito por admin el 10 de Abril, 2013

En cierta ocasión se le preguntó a un reconocido maestro: ¿Haces ininterrumpidos esfuerzos para ejercitarte en la verdad? El maestro respondió: Ciertamente, lo hago. Luego le preguntaron: ¿Y cómo  haces eso? El maestro respondió: Cuando tengo hambre como, y cuando estoy cansado, descanso. Y le replicaron: Pero eso hace todo el mundo, se puede decir que cualquiera se ejercita como tú entonces. Y el maestro respondió: No, porque los demás cuando comen no comen, sino que andan dando vueltas a los asuntos dejándose molestar por ellos, si duermen, en realidad no duermen, sino que sueñan en un sinfín de cosas. Budismo Zen.

Escrito por admin el 9 de Abril, 2013

El amor es la única respuesta duradera a nuestros problemas humanos. No lo dividáis artificialmente en amor a Dios y amor al hombre. Solamente hay amor, pero el amor está cercado por diversas barreras. La compasión, el perdón, la generosidad y la bondad no pueden existir si no hay amor. Sin amor, todas las virtudes llegan a ser crueles y destructivas. Krishnamurti, Ojai, 1940.

Escrito por admin el 8 de Abril, 2013

Un gran general, llamado Nobunaga, había tomado la decisión de atacar al enemigo, a pesar de que sus tropas fueran ampliamente inferiores en numero. Él estaba seguro que vencerían, pero sus hombres no lo creían mucho. En el camino, Nobunaga se detuvo delante de un santuario Shinto. Declaro a sus guerreros:

- Voy a recogerme y a pedir la ayuda de los kamis. Después lanzaré una moneda. Si sale cara venceremos, si sale cruz perderemos. Estamos en las manos del destino.

Después de haberse recogido unos instantes, Nobunaga salió del templo y arrojó una moneda. Salió cara. La moral de las tropas se inflamó de golpe. Los guerreros, firmemente convencidos de salir victoriosos combatieron con una intrepidez tan extraordinaria que ganaron la batalla rápidamente. Después de la victoria, el ayuda de campo del general le dijo:

- Nadie puede cambiar el destino. Esta victoria inesperada es una nueva prueba.
- ¿Quién sabe? -respondió el general, al mismo tiempo que le enseñaba una moneda trucada, que tenía cara en ambos lados.

Escrito por admin el 7 de Abril, 2013

Cuando veáis a un hombre sabio, pensad en igualar sus virtudes. Cuando veáis un hombre desprovisto de virtud, examinaos vosotros mismos. Confucio

Escrito por admin el 3 de Abril, 2013

Charla-Taller “Leyes Espirituales para las Empresas. No estamos en crisis es una mutación del sistema.”

En el Círculo Mercantil de la C/ Sierpes Nº 65 de Sevilla, viernes 12 de Abril de 2013, de 19,00 a 21,00 horas.

Ponente, Enrique Álvarez Mérida.

Economista-Buscador.

Escrito por admin el 2 de Abril, 2013

Había una vez un hombre muy rico y un hombre muy pobre.

Un día, el rico subió con su hijo a una montaña:

“Mira”, le dijo, “todo eso de ahí abajo, un día será tuyo”

Otro día subió el pobre con su hijo y, le dijo:

“Mira”

Escrito por admin el 1 de Abril, 2013

Cuando miro un bancal de dientes de león, veo un montón de maleza que se va a apoderar de mi solar.  Mis niños ven flores para mami y soplan sobre la blanca pelusa en la que se puede hacer un deseo.

Cuando miro a un viejo borracho y él me sonríe, veo una persona maloliente, sucia, que quiere probablemente dinero y miro en otra dirección.  Mis niños ven a alguien que les sonríe y ellos le responden sonriendo.

Cuando oigo música que me encanta, sé que no puedo llevar la melodía y no tengo mucho ritmo así que me siento cohibido y escucho.  Mis niños sienten el ritmo y se mueven con él.  Cantan las palabras.  Si no las saben, inventan las propias.

Cuando siento el viento sobre mi cara, me tenso contra él.  Siento que me despeina y me hace retroceder cuando camino.  Mis niños cierran los ojos, abren sus brazos y vuelan con él, hasta que caen en tierra riéndose.

Cuando rezo, yo digo a Ti y Tú y otórgame esto, dame eso.  Mis niños dicen, “Hola, Dios! Gracias por mis juguetes y mis amigos.  Por favor aléjeme de los malos sueños esta noche.  Discúlpeme pero no quiero ir al Cielo todavía.  Extrañaría a mi Mami y Papi.”

Cuando veo un charco de fango, me paro a un lado de él.  Veo zapatos enlodados y alfombras sucias.  Mis niños se sientan en él.  Ellos ven represas para construir, ríos para cruzar y gusanos con los que jugar.

¿Me pregunto si se nos dan niños para que les enseñemos o para que aprendamos de ellos?

¡¡No sorprende que Dios ame a los niños!!  Disfrute las pequeñas cosas de la vida, porque un día Ud. puede mirar hacia atrás y darse cuenta que eran ellas las cosas grandes.

Escrito por admin el 31 de Marzo, 2013

Un hombre vino a casa tarde del trabajo, cansado e irritado, y encontró a su hijo de 5 años esperando en la puerta.

- “¿Papá, puedo hacerte una pregunta?”

- “Sí… ¿cuál es?” contestó el hombre.

- “¿Papá, cuánto ganas en una hora?”

- “Eso no es asunto tuyo. ¿Por qué preguntas eso?”, dijo el hombre enojado.

- “Sólo quiero saberlo. Por favor, dime, ¿cuánto ganas en una hora?”, repitió el pequeño.

- “Si quieres saberlo, en una hora gano 20 euros.”

- “¡Oh!”, contestó el pequeño, cabizbajo. Volviendo a mirarlo, dijo:

– “Papá, puedo pedirte prestados 10 euros?”

El padre se puso furioso:

- “Si la única razón por la que me has preguntado eso es para poder pedirme prestado dinero para comprar un juguete tonto o alguna otra cosa sin sentido, entonces vete directamente a tu cuarto y acuéstate. Piensa sobre por qué estás siendo tan egoísta. Yo trabajo muy duro muchas horas todos los días, y no tengo tiempo para estas tonterías infantiles.”

El chico fue calladamente a su cuarto y cerró la puerta. El hombre se sentó y empezó a ponerse aún más enfadado pensando en la pregunta del muchacho.

- “¿Cómo se atreve a preguntar cosas así sólo para conseguir algún dinero?”

Después de aproximadamente una hora o así, el hombre se había tranquilizado, y empezó a pensar que quizás había sido un poco duro con su hijo. Quizás había algo que realmente necesitara comprar con los 10 euros, y realmente no pedía dinero muy a menudo. El hombre fue a la puerta del cuarto del muchacho y abrió la puerta.

- “¿Estás dormido, hijo?”, preguntó.

- “No papá, estoy despierto”, contestó al muchacho.

- “He estado pensando, quizá haya sido demasiado duro contigo antes”, dijo el hombre. “Ha sido un día largo y he pagado mi agresividad contigo. Aquí están los 10 euros que me pediste.”

El pequeño se sentó y sonrió.

- “¡Oh, gracias papá!”, gritó.

Entonces, buscando bajo su almohada, sacó algunos billetes arrugados. El hombre, viendo que el muchacho ya tenía dinero, empezó a ponerse enfadado de nuevo

El pequeño contó despacio su dinero, entonces miró a su padre.

- “¿Por qué pides más dinero si ya tienes?”, refunfuñó el padre.

- “Porque no tenía bastante, pero ahora sí”, contestó.

- “Papá, ahora ya tengo 20 euros… ¿puedo comprar una hora de tu tiempo?. Por favor ven a casa temprano mañana. Me gustaría cenar contigo.”

Escrito por admin el 30 de Marzo, 2013

Si la mente está ocupada en pensamientos positivos, es más difícil que el cuerpo enferme. Dalai Lama.

Escrito por admin el 22 de Marzo, 2013

Las personas con síndrome de Down saben sacar provecho a cada instante y viven en un presente continuo. Bien porque su concepto del tiempo es confuso y les cuesta orientarse en los márgenes imprecisos del calendario y del reloj, ¿no es el tiempo, a fin de cuentas, una construcción mental? O bien porque verdaderamente son expertos en el arte de vivir el ahora y disponen de una habilidad que los demás perdimos  en la travesía de la evolución.

Quien ha convivido o convive con niños, jóvenes o adultos con síndrome de Down sabe que son capaces de disfrutar de lo que hacen con total intensidad, sin la presión del futuro, ni el peso del pasado.

Las personas con síndrome de Down todo lo viven con tranquilidad y saben estar allí donde están, disfrutando del ahora, algo que los demás olvidamos constantemente, ya que mantenemos nuestros pensamientos siempre en el pasado, recordando lo que hicimos (más bien, arrepintiéndonos), o en el futuro, planificando lo que haremos (más bien preocupándonos).

Al ver a un niño con síndrome de Down absorto examinando una flor, u observando a otros niños jugar, o contemplando a unos animales que pastan, nos hacemos conscientes de su capacidad para disfrutar el presente en toda su intensidad. A fin de cuentas solo tenemos el presente (Paulo Coelho, 2003), pues incluso cuando revivimos el ayer y cuando proyectamos el mañana, lo hacemos siempre e inevitablemente ahora (Wayne Dyer, 2004). No ha habido ni habrá nunca un momento en tu vida que no sea ahora. La vida sin reloj y sin tiempo es otro de los ilusionantes mensajes que quienes tienen síndrome de Down nos envían cada día.

Emilio Ruiz Rodríguez. Psicólogo. http://ccs.org.es/

Escrito por admin el 17 de Marzo, 2013

Ve más allá del bien y del mal absteniéndote de etiquetar mentalmente las cosas, de considerarlas buenas o malas. Cuando vas más allá del hábito de nombrar, el poder del universo se mueve a través de ti. Cuando mantienes una relación no reactiva con las experiencias, muchas veces lo que antes hubieras llamado «malo» dará un giro rápido, cuando no inmediato, mediante el poder de la vida misma.

Observa qué ocurre cuando, en lugar de considerar «mala» una experiencia, la aceptas internamente, le das un «sí» interno, dejándola ser como es.

Sea cual sea tu situación existencial, ¿cómo te sentirías sí la aceptases completamente como es, ahora mismo?

Hay muchas formas de sufrimiento sutiles y no tan sutiles que consideramos «normales», y que generalmente no reconocemos que nos hacen sufrir, e incluso pueden ser satisfactorias para el ego: irritación, impaciencia, ira, tener un problema con algo o alguien, resentimiento, queja.

Puedes aprender a reconocer todas esas formas de sufrimiento cuando se presentan, y reconocer: «En este momento estoy creando sufrimiento para mí mismo.» Leer el resto de esta entrada »

Escrito por admin el 10 de Marzo, 2013

Bokuden, gran Maestro de sable, recibió un día la visita de un colega. Con el fin de presentar a sus tres hijos a su amigo, y mostrar el nivel que habían alcanzado siguiendo su enseñanza, Bokuden preparó una pequeña estratagema: colocó un jarro sobre el borde de una puerta deslizante de manera que cayera sobre la cabeza de aquel que entrara en la habitación. Tranquilamente sentado con su amigo, ambos frente a la puerta, Bokuden llamó a su hijo mayor. Cuando éste se encontró delante de la puerta, se detuvo en seco. Después de haberla entreabierto cogió el vaso antes de entrar. Entró cerró detrás de él, volvió a colocar el jarro sobre el borde de la puerta y saludó a los Maestros.

—Este es mi hijo mayor –dijo Bokuden sonriendo—, ya ha alcanzado un buen nivel y va camino de convertirse en Maestro. A continuación llamó a su segundo hijo. Este deslizo la puerta y comenzó a entrar. Esquivando por los pelos el jarro que estuvo a punto de caerle sobre el cráneo, consiguió atraparlo al vuelo. —Este es mi segundo hijo –explicó al invitado—, aún le queda un largo camino que recorrer.

El tercero entró precipitadamente y el jarro le cayó pesadamente sobre el cuello, pero antes de que tocara el suelo, desenvainó su sable y lo partió en dos.

—Y este –respondió el Maestro– es mi hijo menor. Es la vergüenza de la familia, pero aún es joven.

Cuento Zen.

Escrito por admin el 8 de Marzo, 2013

La primera: “La persona que llega es la persona correcta”, es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.

La segunda: “Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido”.
Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante.
No existe el: “si hubiera hecho tal cosa…hubiera sucedido tal otra…”. No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante.
Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

La tercera: “En cualquier momento que comience es el momento correcto”.
Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.

Y la cuarta: “Cuando algo termina, termina”.
Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.