Escrito por admin el 7 de Noviembre, 2010

Mandala es una palabra que en sánscrito, quiere decir círculo sagrado.
Algunos lo llaman “el laberinto de los círculos”. en Tíbet también se
traduce por centro o lo que rodea y se trata de dibujos que pueden ser
realizados tanto en papel o tela, como con arena de colores, en algunas
ocasiones también se realizan volumétricamente (con bronce o arcilla). 
Hasta aquí lo concerniente al mandala desde un punto de vista clásico,
si es que puede utilizarse la palabra en este caso. Después, personas
pertenecientes a culturas que no son la hindú o la tibetana han
observado desde fuera el concepto que acabamos de describir y sobre
todo las imágenes, y se han dado cuenta de que el mandala ha sido
utilizado, con otros nombres quizás, en otras muchas culturas a lo
largo de los tiempos. En América, por ejemplo, tanto en el norte como
en el sur pueden verse dibujos realizados en la tierra o sobre soportes
más duraderos que a través de círculos. Otras imágenes geométricas
representan la Creación y otros grandes misterios que inquietan a la
humanidad desde los orígenes.

De donde surgen los Mandalas? El mandala es un símbolo circular, que se encuentra desde el comienzo
de la humanidad. Las diferentes culturas coinciden en que conduce hacia
el camino a la unidad del ser.

Entre los indios de Norteamérica se utilizan estas imágenes para curar
a los enfermos; en otras culturas como la Maya o la Azteca se hacía uso
del disco solar y otras imágenes de base circular en las que se
incluían otros símbolos más pequeños.

Así mismo en Europa se ha empleado el mandala en los edificios
sagrados, catedrales góticas, por ejemplo, los rosetones que forman las
vidrieras pueden considerarse mandalas geométricos. Anteriormente,
incluso, se utilizaba la imagen del Cristo rodeado por los cuatro
evangelistas (cuatro direcciones). Posteriormente, en el Renacimiento,
comenzó a utilizarse la planta circular para las iglesias, incluso
existe una teoría de que Roma fue proyectada con base circular y
posteriormente dividida en cuatro cuadrantes por dos vías principales
que se cruzaban en el centro.

Para que Sirve un Mandala? Se utilizan en complejos rituales de diferentes culturas y regiones
orientales, en el hinduismo, el tantrismo, el budismo, el lamaísmo
tibetano, etc. Su principal objetivo es fomentar la concentración de la
energía en un solo punto durante la meditación debido a que ayuda
concentrar energía, equilibrar los desordenes, producidos por
diferentes factores, que alteran y desestabilizan.

Dentro de las múltiples técnicas de relajación orientales, se encuentra
la de pintar mándalas, los cuales son publicados en libros parecidos a
los de los libros de colorear de los niños, donde viene el mándala solo
dibujado con líneas y el resto en blanco dispuesto para colorear. Esta
técnica de relajación no requiere ninguna disciplina expresa, como
puede serlo en otras, ya que quien está haciéndolo lo colorea según sus
gustos estéticos e imaginativos. La pueden realizar personas de
cualquier edad, siendo además que fortalece la creatividad.

“Mas allá de la cultura y la época que lo exprese, el mandala 
hace referencia al camino hacia la unidad del ser”

En la cultura egipcia, los mandalas eran utilizados debido a la fuerza
que estos transmitían, llenando de energía el lugar y como instrumento
de meditación profunda. También se usaban dentro de las casas para
atraer la energía o transmutar la negativa en positiva, así como para
crear armonía y balance en la morada. 

En la civilización China aun en la actualidad, son utilizados para
generar abundancia y prosperidad así como para fortalecer la salud. 

En tribus indígenas americanas se hacen presentes en coloridos bordados adornados con plumas y animales nativos. 

En algunas tradiciones se empleaban como protección contra los malos
espíritus y como una especie de amuleto para promover la valentía y el
coraje. 

Los nativos Navajo celebraban ceremonias elaboradas, las cuales
incluían oraciones y pinturas de arena representando diversos mandalas.
Estos no eran permanentes, invocaban a los seres sagrados a la vez que
servían como altares provisionales. Se dibujaban dentro de los hogares
beneficiando, con cada mandala, no solo a los habitantes de esa casa,
sino también a todos los miembros de la tribu. 

Los Dogon de Mali poseen una metafórica relación entre el lenguaje y
los símbolos, sus complejos mandalas hablan del “huevo de amma” como el
vientre que alberga los signos del mundos, de ahí que el mandala mas
representativo de esta maravillosa cultura tiene forma ovoide, trazado
por una cruz en su interior, la misma divide al mandala en cuatro
partes distintas que representan a su vez lo cuatro elementos y los
cuatro puntos cardinales. 

Los Dogon llaman “bummo” (huellas) a todos los elementos presentes en sus mandalas. 

Para esta cultura, meditar y trabajar la propia evolución sobre la base
de sus mandalas, es un elemento esencial para llegar a comprender su
lugar en este mundo así como para identificarse con el cosmos y con el
infinito. 

La Cábala, ciencia sagrada que obedece a las leyes más simples de la
naturaleza, posee dos principios que la sostienen: las letras del
alfabeto hebreo y los “Sefirot”. 

Los sefirot están formados por diez esferas, en las cuales la luz
divina es recibida y se manifiesta a trabes de ellas. Las diez etapas
sucesivas de la luz, dan al hombre la posibilidad de comprender el
infinito. 

Las 22 letras hebreas pasan por los 10 sefirot del árbol de la vida, formando así el mandala. 

Cada sefirot representa distintos planos de la conciencia por los
cuales es necesario transitar para evolucionar y encontrar así, la
esencia del ser en una unión con lo absoluto. 

Las runas de las tradiciones nórdicas, son contenedoras de diversos
símbolos que representan la búsqueda de la armonía en relación con lo
interno y lo externo. Representan energías sagradas que hacen
referencia a los distintos planos de la conciencia.

A pesar de que los mandalas se encuentran presentes en cada rincón del
mundo, sus origenes nacen en el Janaismo, Tantrismo, Hinduismo, Budismo
y lamaísmo. 

Su nombre hace referencia al sánscrito, en tibetano es KYLKHOR (KYL:
centro KHOR: circulo) literalmente seria “el centro de los
alrededores”. 

Los mandalas tibetanos de arena suelen elaborarse a pedido de la
comunidad con la intención de traer paz y armonía al mundo, a un lugar
determinado y a sus habitantes; también son utilizados como valiosas
bendiciones y como instrumentos de meditación activa, cuya esencia
descansa en su construcción. 

Estos mandalas poseen significados externos, internos y secretos. En el
aspecto externo representan al mundo en su forma divina, en el interno
un mapa a trabes del cual la mente ordinaria puede transformarse en la
experiencia de la iluminación, y en el aspecto secreto, muestran el
balance perfecto entre las energías sutiles del cuerpo y de la clara
dimensión de la luz de la mente. 

La creación de un mandala de arena, según la tradición tibetana, purifica en estros tres aspectos. 

Estos mandalas de arena suelen construirse sobre una superficie plana de madera. 

Una vez que se pide permiso y protección a los espíritus dueños de la
tierra, se trazan las líneas que servirán de guía para los magníficos
dibujos. Todo este ritual es aprendido de memoria y esta basado en las
escrituras budistas. 

La arena se coloca desde el centro hacia las orillas, simbolizando el
hecho de que al nacer solo somos una gota de esperma y óvulo para ir
evolucionando hasta que el universo entero se percibe a través de los
sentidos. 

Cuando el mandala es terminado se recoge la arena desde las orillas
hacia el centro, esta vez, simbolizando el hecho de que al morir todos
volvemos a la fuente misma y esencial en el centro de nuestros
corazones. 

Al destruir el mandala se cumple con dos propósitos fundamentales:
Mostrar la impermanencia de las cosas promoviendo el desapego, y el
beneficio del mundo. Una parte de la arena se reparte entre quienes
presenciaron la ceremonia final como una bendición, otra parte de la
arena es depositada en un cuerpo de agua, (un rió o un lago por
ejemplo) con la intención de purificar al mundo y a sus habitantes
llevando esta bendición a todos los rincones del planeta. 

Para “dibujar” en la arena, se utiliza una especie de cono de cobre
llamado chan-bu. Como resultado de una leve vibración, la arena cae muy
finamente por un pequeño orificio, esto es lo que permite la precisión
en los dibujos. 

Cuando la construcción del mandala termina, se invoca a Buda ( o al
buda correspondiente) para que su bendición permanezca en la
residencia. Se dedica el merito a la sanasion del planeta y a sus
habitantes.

Los mandalas son objeto de expresión artística y medio de
espiritualidad para la comunidad budista, cuyo objetivo principal es
recordar la santidad del universo y el potencial espiritual de cada ser
humano. 

Los budistas se refieren a “mandala” como un área espiritual o sagrada,
a un circulo, a un grupo de objetos organizados alrededor de un punto
central. 

Cada parte de un mandala posee un significado, representa algún aspecto
de la sabiduría o recuerda al que medita del principio que marca su
camino. Cada tipo de mandala enseña una lección distinta. 

Cada figura que integra un mandala posee varios propósitos: como objeto
de adoración a una determinada deidad, como adornos de templos y
lugares sagrados, como la manifestación concreta de alguna deidad, como
foco de visualización y meditación, o bien como expresión plástica y
artística del camino recorrido hacia el progreso y la evolución
espiritual.

Mandala es sinónimo de espacio sagrado. Pareciera ser que existe mas
allá de una cultura en particular, incluso al margen de ésta, hallamos
mandalas en el mundo natural, y más allá de nuestro planeta tierra nos
encontramos con el espacio y sus maravillosas formas cósmicas.

Jüng considera que el hombre moderno está desintegrado, separado de sí-mismo, por esto dice: 

Hoy día el símbolo geométrico del círculo ha vuelto a desempeñar un
papel importante… El círculo es un símbolo de la psique. El cuadrado es
un símbolo de materia terrenal, del cuerpo y de la realidad. La
frecuencia con que surgen el cuadrado y el círculo no debe desdeñarse,
esas formas aparecen, a veces, como si fuesen gérmenes de un nuevo
crecimiento.

Fuente: http://espiritualidad.bligoo.com.mx/content/view/782591/ESPIRITUALIDAD.html

3 comentarios en “¿Que es un Mandala?”

  1. MUCHAS GRACIAS ,ENTRETENIDO Y DECIDORES LOS RELATOS DE LOS MANDALAS

  2. hola grasias por esta informasion aora estoy en la clase y me esta sirbiendo mucho bsos

  3. AMO LAS MANDALAS SON LO MEJOR BESOS

Por favor haz un comentario